Liz Truss esquiva una lluvia de preguntas sobre violaciones de DD.HH. de Arabia Saudita mientras Londres busca desprenderse del petróleo ruso

Liz Truss esquiva una lluvia de preguntas sobre violaciones de DD.HH. de Arabia Saudita mientras Londres busca desprenderse del petróleo ruso

medio de preguntas acerca del asesinato del periodista Jamal Khashoggi y de ejecuciones en masa, la ministra británica se limitó a decir que Riad es un «socio importante de Reino Unido».

La ministra de Asuntos Exteriores de Reino Unido, Liz Truss, esquivó una andanada de preguntas de los parlamentarios sobre la ambigua postura del Gobierno británico respecto al historial de derechos humanos de Arabia Saudita, país al que describió como un «importante socio».

Truss se enfrentó al interrogatorio en una audiencia de la comisión de Asuntos Exteriores este martes, cuando el diputado laborista Chris Bryant le preguntó por el historial de derechos del reino árabe, en un momento en que Londres busca un controvertido acuerdo comercial con un bloque de seis naciones que incluye a Arabia Saudita y Baréin.

Al ser cuestionada sobre si el príncipe heredero saudí Mohamed bin Salmán es responsable del asesinato del periodista disidente Jamal Khashoggi en 2018, Truss se limitó a decir que Riad es un «socio importante del Reino Unido».

«81 ejecuciones en un día en Arabia Saudita, ¿y no cree que eso es un régimen autoritario?» inquirió Bryant, refiriéndose a la multitudinaria ejecución llevada a cabo por el país en un solo día el pasado marzo.

Truss volvió a evitar responder, afirmando que su principal objetivo era lo que denominó «la amenaza de Rusia», y añadió: «Es importante establecer una estrecha relación comercial con los Estados del Golfo [Pérsico]», ya que Reino Unido estaba intentando desprenderse de las importaciones de petróleo ruso.

Asimismo, la ministra no pudo nombrar ni una sola ocasión en la que haya cuestionado personalmente a un Estado del Golfo por los abusos de los derechos humanos, a pesar de haber prometido que haría que sus líderes «rindieran cuentas».

«¿No puede recordar ni un solo asunto de derechos humanos que haya planteado a un líder de los Estados del Golfo?», preguntó Bryant.

«Si un país es un régimen autoritario, está bien hacer negocios con él siempre que el autoritarismo sea solo dentro de sus propias fronteras, ¿es así?», insistió el parlamentario.

Pese a ello, Truss defendió la apertura de conversaciones con el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), argumentando que la necesidad de «fuentes de energía alternativas» para contrarrestar a Rusia debe ser la prioridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.