Los 12 términos financieros que usted debe dominar

Los 12 términos financieros que usted debe dominar

Manejar de forma correcta las finanzas personales pudiera resultar difícil para muchas personas, debido a la creencia de que conocer los términos relacionados a esta área solo debe interesar a los profesionales vinculados a la economía, contabilidad y administración.

Sin embargo, entender a cabalidad sus significados pudiera sentar las bases para tener una buena economía individual y lograr la anhelada libertad financiera. El primer paso para tener una economía estable, con capacidad de ahorro y sin problemas de endeudamiento es empaparse del vocabulario del mundo financiero. Es por ello que los datos y números son asuntos de todos, sin importar profesión u oficio.

Lo segundo es identificar la diferencia entre ahorro e inversión. Conforme al significado que ofrece la Real Academia Española (RAE), al ahorrar la persona “guarda dinero como previsión para necesidades futuras”. En tanto, invertir implica obtener un rendimiento de ese dinero que se ahorró. Es decir, primero ahorrar y después decidir si se quiere invertir.

Una vez entendidos los conceptos anteriores, toda persona que desea maximizar sus ingresos e invertir para sacar provecho a su dinero debe dominar el significado de las siguientes palabras financieras que figuran entre las más utilizadas. De esa manera, podrá sacarle provecho y evitar malos entendidos.

Gastos e ingresos. Los ingresos son las entradas económicas o remuneraciones que recibe una persona o empresa, tales como el salario, renta de alquiler de casa o apartamento, herencia, entre otros.

En tanto que los gastos son todas las salidas de dinero que se tiene a través de las compras que se realizan como alimentos, transporte, ropa, educación, servicios públicos. Estos, a su vez, se pueden clasificar en tres categorías: gastos fijos, variables y “hormigas”.

Los gastos fijos son aquellos que como su nombre lo indica generalmente no varían y se realizan de forma periódica, como alquiler de un local. Los variables son aquellos que tienden a variar en valor, y los “hormiga”, los pequeños consumos frecuentes que hacen las personas sin previa planificación y al que se les resta importancia, pero que al final de mes pasan factura a su billetera.

Activos, pasivos y patrimonio. Los activos son aquellos bienes, derechos u otros recursos que posee una persona con intención de generar un beneficio futuro. Contrario a los activos, los pasivos son todas las deudas y obligaciones que se tiene. Por ejemplo: facturas y deudas de las tarjetas de crédito. En tanto, el patrimonio es el valor obtenido después de restarle los pasivos a los activos.

Otros términos
Inflación: es el aumento sostenido y generalizado de los precios de los bienes y servicios de una economía a lo largo del tiempo. A mayor inflación cada ciudadano tendrá menor capacidad de gasto, ahorro e inversión para lograr independencia financiera.

Acreedor: Persona o entidad que, de manera legal, tiene derecho a pedir que se cumpla una obligación, especialmente el pago de una deuda por bienes o servicios brindados.

Aval: Garantía que firma una tercera persona para hacerse cargo o responsable de una deuda, en caso el dueño de la misma no la pague.

Riesgo: Situación de incertidumbre generada por la posibilidad de no obtener el rendimiento esperado de una inversión. Esto sucede por los cambios que pudieran producirse en el sector en el que se opera o a la inestabilidad de los mercados financieros. Algunas de las formas de evitarlo son: diversificar su portafolio de inversiones, evaluar y utilizar herramientas para la gestión del riesgo financiero.

Balance: Documento que muestra la situación económica y financiera de una empresa. De esa forma, establece si hay ganancias o pérdidas.

Utilidades: Ganancias obtenidas por una persona o empresa tras prestar un servicio o producir y comercializar un producto. Un porcentaje de estas en el caso de las empresas se reparten entre sus trabajadores.

Presupuesto: Es una herramienta que le permite administrar adecuadamente sus ingresos y egresos, de tal forma que pueda alcanzar sus metas a corto, mediano y largo plazo. Entender este concepto y saber armarlo es fundamental para tener un buen manejo financiero. Lo ideal es hacerlo mensual.

Para recordar…
Conocer estos conceptos es el punto de partida para seguir mejorando los conocimientos financieros que le serán útiles en su diario vivir, cuando vaya a realizar alguna transacción en el banco o inicie un emprendimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *