Los Cerveceros arrancan con buen pie, derrotando a los Bravos

Rowdy Téllez conectó un batazo de foul ante Charlie Morton, con la pizarra empatada a cero. Luego, miró hacia la cueva, respiró profundamente y probó suerte con el siguiente lanzamiento.

Y logró justo lo que necesitaban los Cerveceros.

Téllez estropeó la joya de pitcheo de Morton al disparar un jonrón de dos carreras en la séptima entrada, y Milwaukee superó el viernes 2-1 a los Bravos de Atlanta en el inicio de la serie divisional de la Liga Nacional.

“Todavía estoy sin aliento. Fue un momento de locura”, manifestó Téllez, quien ayudó también con un disparo que retiró a un hombre en home.

Corbin Burnes, Adrian Houser y Josh Hader se combinaron en una labor de cuatro imparables que dio a Milwaukee la ventaja temprana en esta serie a un máximo de cinco duelos. El segundo encuentro está pautado para este sábado en Milwaukee.

El venezolano Orlando Arcia, expelotero de Milwaukee, bateó una roleta a la intermedia con corredores en las esquinas para poner fin al encuentro. Ese rodado llegó después de que el receptor Omar Narváez, también venezolano, bloqueó un pitcheo de Hader con cuenta de 1-2 casi en el piso, para evitar que Freddie Freeman avanzara desde la antesala.

Narváez se había combinado con el primera base Téllez para una doble matanza crucial en el primer inning.

Ninguno de los clubes produjo mucho con el madero sino hasta el séptimo capítulo, cuando los Cerveceros despertaron.

Morton (0-1) propinó un pelotazo a García con cuenta de 1-2 en el comienzo del inning. Luego, Téllez encontró una oferta con la misma cuenta y envió la pelota por encima del muro del jardín central, para quebrar el empate 0-0.

“Incluso en esos turnos, puse a los bateadores en la situación que quería”, dijo Morton. “Simplemente no pude liquidarlos. Le pegué a Avi y luego le regalé una pelota a Rowdy”.

Téllez se había ido de 13-1 ante los Bravos en esta campaña, hasta que logró su garrotazo de 411 pies, el cual llegó después de conectar una pelota de foul.

“No sé si rompí el bate”, dijo. “Vi que algo salió volando del bate y pensé: ‘Ahora necesitaré toda la ayuda que pueda. Di un paso atrás y el bat boy ni siquiera se dio cuenta. Así que sólo me tranquilicé, volví a la caja de bateo y dije: ’Tengo que plantar bien los pies, mirar el lanzamiento y pegarle duro. Eso fue todo lo que quise hacer”.

El toletero barbado emergió de la lista de los lesionados el sábado, luego de perderse unas tres semanas por un tirón en la rodilla derecha.

Joc Pederson descargó un jonrón como emergente ante Houser (1-0), cuando había dos outs en la octava entrada, para acercar a los Bravos.

El lanzamiento de Morton a Téllez fue su 85to y último. Figuró entre los pocos errores que cometió en todo el día.

Recetó nueve ponches, entregó un boleto y golpeó a un bateador para continuar con su cadena reciente de estupendas actuaciones en la postemporada.

Burnes lució igual de afinado en lo que fue su primera apertura en postemporada.

Candidato al trofeo Cy Young, Burnes abrió el juego con dos boletos seguidos y efectuó 40 pitcheos en los primeros dos capítulos, pero luego se serenó.

El derecho repartió seis ponches, aceptó dos imparables y entregó tres boletos en seis innings de blanqueada, durante los que hizo 91 lanzamientos.

Por los Bravos, el cubano Jorge Soler de 3-0. El puertorriqueño Eddie Rosario de 3-1. El venezolano Arcia de 1-0.

Por los Cerveceros, el dominicano Willy Adames de 4-1. Los venezolanos García de 3-0 con una anotada, Eduardo Escobar de 3-1, Narváez de 3-1.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *