Meghan y Harry se van, y Kate y William triunfan en Buckingham

Luego de que se diera la resolución final sobre el estatus de los duques de Sussex tras su renuncia como miembros «senior» de la familia real (que los llevó a perder los títulos de «Alteza Real» y ser eliminados de la agenda para no representar más a la reina), los duques de Cambridge protagonizaron su primera recepción en solitario en el Palacio de Buckingham.

Este fue el primer acto del príncipe William y Kate Middleton como anfitriones. En él se reunieron con distintos mandatarios africanos con motivo del África-UK Summit, un evento al que, sin duda, el príncipe Harry hubiera querido asistir por el gran cariño que le tiene a África. Pero ahora, se encuentra en Canadá tratando de empezar de nuevo y establecer su familia junto a Meghan Markle y Archie Harrison.

De acuerdo con el diario The Times, este hecho podría demostrar que la reina ya confía en la pareja real como sus representantes en temas de intereses nacional e internacional en actos como el de anoche.

El éxito de esta reunión cobra gran importancia porque ocurrió días antes del Brexit y tras los escándalos que ha protagonizado la familia (la separación de Sussex y la vinculación del príncipe Andrés con el fallecido empresario Jeffrey Epstein, acusado de explotación sexual a menores de edad).

Kate Middleton en su papel de duquesa
Aunque Kate Middleton se convirtió en duquesa de Cambridge desde que se casó con el príncipe William, el 29 de abril de 2011, tal parece que este es su primer acto en el que cumple totalmente su función, ya que lo presidieron ella y su esposo en solitario, sin ningún otro integrante de alto rango de la familia real, pero sí otros como el hijo menor de la reina, el príncipe Eduardo y su esposa, la condesa de Wessex.

Para la ocasión, Kate usó un vestido rojo brillante de la firma Needle and Thread. El modelo Aurora (con magas y de largo midi) es confeccionado con lentejuelas y encaje con motivos florales. Como complemento, usó stilettos rojos de Gianvito Rossi y un clutch de Jenny Packham. Además, por primera vez llevó unos aretes de rubíes como cereza del pastel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *