Miguel De Camps revela que Peña Gómez quiso legar su historia sobre el contexto de la Revolución de Abril

Miguel De Camps revela que Peña Gómez quiso legar su historia sobre el contexto de la Revolución de Abril

Desmintió que el líder se asilara en la embajada de México en el 1965

SANTO DOMINGO, RD.- José Francisco Peña Gómez, líder histórico del Partido Revolucionario Dominicano, quiso dejar testimonio sobre su participación en hechos relevantes de la historia nacional del pasado siglo XX, según relató el investigador Miguel De Camps Jiménez.

Al disertar sobre “El asilo de José Francisco Peña Gómez en 1965: ¿verdad o mentira?,” en la Academia Dominicana de la Historia, De Camps Jiménez contó que en 1998, meses antes de morir, Peña Gómez le entregó en su residencia de Cambita, en San Cristóbal, un voluminoso paquete de impresos, para que escribiera un libro sobre él y lo publicara después de su muerte, porque no quería enterarse de que alguien se sintiera ofendido por lo que dijo.

“Con esta compilación que te entrego la historia deberá recordarme no sólo como orador político, sino como el único relator de una buena parte de la historia política de nuestro país de la muerte de Trujillo”, expresó De Camps Jiménez que le manifestó Peña Gómez.

El expositor dijo que, después de revisar los originales depositados en sus manos, comprobó que poseía un tesoro invalorable que las generaciones presentes y futuras tendrían que aquilatar en su justo valor.

“Peña Gómez me había entregado todas las alocuciones, cartas y artículos periodísticos escritos por él a partir del golpe de Estado que derrocó a Juan Bosch en 1963. Ahí se encontraban reunidas sus constantes charlas en ‘Tribuna Democrática’, en el programa radial ‘Combate’, y los escritos en los periódicos ‘El Caribe’ y ‘Listín Diario’, agrupados en un documento básico para la reconstrucción histórica del país”, agregó.

“Con esta compilación que te entrego la historia deberá recordarme no sólo como orador político, sino como el único relator de una buena parte de la historia política de nuestro país de la muerte de Trujillo”, expresó De Camps Jiménez que le manifestó Peña Gómez.

De Camps afirmó que le preguntó a Peña Gómez que por qué no publicó esos documentos junto con los demás tomos de sus discursos, a lo que el líder perredeísta respondió: “Yo era muy joven y dije muchas cosas duras sobre personas, algunas de las cuales ahora son mis amigos. Ahí tú tienes a Donald Read, que es primo de Peggy (su esposa) y con quien me llevo muy bien. En esos escritos yo le digo de todo”.

De Camps Jiménez aseguró que al expresar esas últimas palabras sobre Read, Peña Gómez “subió el tono de la voz y rio con esa risa sonora que sólo dejaba salir cuando realmente se sentía a gusto”.

Indicó que en los documentos entregados por Peña Gómez se hallaban unas notas no corregidas que decían: “Esta obra contiene una parte de los escritos, comunicados y documentos con los que nosotros y el Partido Revolucionario Dominicano combatimos el golpe de Estado (1963) desde la misma madrugada del 25 de septiembre, cuando las Fuerzas armadas y la Policía Nacional de la época, con el estímulo de los políticos adversarios del Jefe del Estado, profesor Juan Bosch se lanzaron a la trágica aventura cuartelaria que puso fin a la democracia que el pueblo se dio con las elecciones del 20 de diciembre de 1962”.

También decían esas notas: “La inestabilidad política que sobrevivió el país a partir de la caída del Gobierno democrático del profesor Juan Bosch y las persecuciones frecuentes que soportamos desde ese infausto momento, no nos permitió organizar nuestros archivos personales y conservar valiosos documentos que habrían enriquecido esta colección”.

Crítica a historiadores

Durante su conferencia, a la que asistió un nutrido público, De Camps Jiménez manifestó que Peña Gómez “sabía que la historia estaba constituida por una sucesión de hechos donde los hombres juegan un papel protagónico”.

“Estaba consciente de que su participación en los acontecimientos de los últimos 35 años no podía ser borrada de las páginas centrales del escenario político dominicano sin que se cometiera una injusticia con un protagonista de primera fila”, puntualizó.

De Camps contó que durante la conversación sostenida en Cambita Peña Gómez se quejó de enfoques de la historia reciente que se han publicado en el país.

“Después de la muerte de Trujillo, continuó (el líder), existe un vacío en los libros de historia de nuestro país, la misma está escrita de oídas. Yo soy el único dominicano que puede aportar una relación de los hechos políticos y sociales día a día, porque esa es la base de mis discursos y escritos; en ellos no sólo encontrarán luz mis compañeros de partido, sino todos aquellos que se interesen por la historia de este país”, dijo De Camps que le manifestó Peña Gómez.

A continuación, Peña Gómez le manifestó a De Camps: “Mira éste (un documento). Este es el discurso que sirve de detonante a la guerra de abril, algo que no encuentras en ningún libroporque los historiadores no quieren. Sin embargo, todos los miembros de nuestra generación lo recuerdan como el llamado que sacudió al pueblo dominicano…”.

Desmiente el supuesto asilo

De Camps Jiménez, quien escribe un libro sobre Peña Gómez y leyó un capítulo en su disertación, negó que el adalid perredeísta se asilara en la embajada de México, como publicó el académico ítalo-norteamericano Piero Gleijeses en el libro “La crisis dominicana”.

Indicó que en una ocasión le preguntó a Gleijeses de dónde había sacado la información y que este le respondió: “De ese extraordinario libro de John B. Martin, ‘El destino dominicano’”. Al respecto, De Camps agregó: “Todos sabemos que ese libro, el de Martin, es un almacén de mentiras”.

A seguidas, enfatizó: “Otros historiadores han recurrido a la misma fuente, sin detenerse a cuestionarla como manda la labor del historiador. Quien hoy les habla, en búsqueda de obtener pistas que avalen o desmientan el referido asilo, ha realizado varias visitas a la Ciudad de México para revisar la documentación diplomática de la época sin que hasta ahora haya obtenido ningún resultado, es decir no han aparecido hasta ahora, repito, los documentos que hablen del asilo de Peña Gómez en 1965”.

Tras declararse fanático de Peña Gómez, De Camps Jiménez dijo en voz alta que “el supuesto asilo de José Francisco Peña Gómez no es más que una información falsa, injuriosa y carente de base legal”.

 

 

 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *