Morenos gringos

José Báez Guerrero

La insularidad afecta el sano juicio pues hace pensar que tenemos ombligos cuadrados o que sólo aquí abundan chinchorros cuyos dueños quieren ser presidente.

Acullá también hay políticos de ego inflado incapaces de integrarse a algún partido mayoritario.

Quizás son frutas muy finas para madurar entre podredumbre ajena. Montan sus propias entelequias para ir a elecciones, cabezas de mime en vez de pluma de águila.

En los Estados Unidos, por ejemplo, hace unos años fueron candidatos presidenciales independientes Jesse Ventura (campeón de lucha libre y exgobernador de Minnesota), Jill Stein (doctora de Massachusetts) y Gary Johnson (exgobernador de Nuevo México, fabricante de pastillas de marihuana).

Casi como aquí, las encuestas indicaban que, todos juntos, no lograrían ni 1% del conteo de los votos. Pero a diferencia de aquí, la prensa gringa los ignora por absolutamente insignificantes.

Entre nosotros cualquier recién llegado creería que Guillermo Moreno, Minou Tavárez Mirabal, Ismael Reyes y demás “líderes” poseen alguna posibilidad electoral, a juzgar por cuán generosamente nuestra prensa les trata, resaltándoles indefinidamente. ¡Qué malos periodistas somos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *