Nueva actualización de Windows 10 soluciona el gran problema que sufría con algunas impresoras

La última actualización de Windows 10 repara el problema que algunos usuarios sufrían al utilizar sus impresoras.

Al usar Windows 10 hay pocas situaciones tan desesperantes como cuando salta la temida pantalla azul y se bloquea el equipo. En ocasiones es por problemas que se tengan en el equipo, pero a veces también es cuestión del mismo sistema operativo, y esto le ocurría a Windows 10 con algunas impresoras en las últimas semanas.

El problema estaba ocurriendo con «ciertas impresoras que usan algunas aplicaciones», ha comentado Microsoft, aunque sin aclarar exactamente con cuáles ni el origen del fallo. Pero el bloqueo era constante y provocaba la pantalla azul en cuanto se intentaba utilizar el dispositivo.

Imprimir, escanear, comprobar el estado de la tinta… Nada se podía hacer, aclaran en The Verge. Esto le pasaba tanto a particulares como a profesionales en oficinas sin que se encontrase el modo de evitarlo, porque era cuestión de Windows 10 y la solución no se encontraba al alcance de los usuarios.

Pero este molesto error parece haberse solucionado con la actualización de Windows 10 que se ha presentado recientemente y que está llegando a los usuarios. En cuanto se instala la nueva actualización se elimina este problema y la impresora vuelve a funcionar a la perfección.

Según The Verge, se ha detectado que el conflicto existía con modelos de Kyocera, Ricoh y Zebra, pero se desconoce el alcance que ha tenido realmente y desde Microsoft se ha vuelto a evitar detallar a cuántos usuarios les ha afectado.

Si estás sufriendo este u otro problema similar, puede que quieras forzar la actualización en vez de esperar a que te llegue. Para hacerlo hay que seguir unos pasos muy sencillos: entrar en Configuración, después en Actualización y seguridad, hacer clic Actualización y finalmente pulsar en Buscar actualizaciones. Si tienes alguna pendiente te aparecerá en cuestión de segundos para que puedas instalarla. Es posible que veas cómo el problema era de Windows y no tu culpa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *