Otra carta a Abinader

Otra carta a Abinader

Estimado amigo: recibe un abrazo fuerte y envíale mis parabienes a Raquel, las niñas y a tu madre Sula, que tanto cariño y afecto me profesan.

No me imagino en tus zapatos. Conociendo tu sincero deseo de ser un gran presidente, uno que la historia escriba en letras de oro, te has encontrado con una situación muy grave; una crisis económica global y particularmente profunda en medio de una pandemia también global, con una herencia catastrófica porque el Partido de la Liberación Dominicana en 20 años, endeudó el país de manera irresponsable, de manera que sobrepasa el 50% del Producto Interno Bruto, (PIB)

De cada cien pesos que recibe el Estado tienen que pagar más de la mitad a sus acreedores, (servicio de la deuda) dejándonos el resto para educación, salud, vivienda, seguridad social, seguridad ciudadana, energía, transporte, alimentación, etc., lo cual –objetivamente- es imposible cubrir todas las necesidades, obligándonos a continuar tomando dinero prestado y reformar el sistema tributario para sobrevivir. No es fácil.

Presidente, tengo mis dudas y mis temores con relación al éxito de sus planes y proyectos para beneficio del pueblo dominicano porque una mayoría piensa con el estómago y parece no darse cuenta de lo que pasa, tanto en nuestro territorio, como en el mundo.

No creo que el pobre pueblo dominicano tenga conciencia de la realidad que todos, no tú únicamente, debemos enfrentar. Los causantes de la crisis, los depredadores del erario, saben muy bien lo que hicieron. Robaron, robaron y continuaron robando hasta que se acabó todo lo que había. Dejaron las arcas del Estado vacías.

Llenaron sus alforjas y se largaron para sus mansiones, villas, fincas, apartamentos en Estados Unidos y Europa, donde vacacionan placenteramente sin ninguna preocupación, convencidos de que la impunidad los protegerá.

Someter a esos señores y señoras, incluso algunos “señoritos”, a la justicia, condenarlos por delincuentes y despojarlo de sus fortunas, no será fácil tampoco; requerirá de tiempo y paciencia, algo que la gente no tiene.

Amigo presidente: has pedido tres meses para reorganizar el Estado. Estoy seguro no será posible. En un año, ni en dos, podrás hacerlo. No es cuestión de tiempo, es de actitud, de voluntad política, cosa que no tiene el Partido Revolucionario Moderno, ni la mayoría de los funcionarios que te acompañan en el gobierno, ni los poderes fácticos, co-responsables de todos nuestros males.

Reorganizar el Estado implica una ruptura para que no sea un instrumento al servicio de las 20 y tantas familias dueñas del país y sus riquezas. Reordenar el Estado –presidente- es no ponerlo al servicio de los que reciben más de 250 mil millones de pesos todos los años en exenciones fiscales.

Por: Juan Taveras Hernández
[email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *