Patrimonios

José Báez Guerrero

Algunos de los quintacolumnistas del gobierno y del PRM insisten en agudizar una absurda cizaña planteando que el gobierno es de ricos y empresarios a quienes llaman “popis” mientras ellos representan a los “wawawás” o marginados sin fortuna.

Abinader es el presidente con mayor fortuna de América Latina, en redes abundan reiteraciones de este intento de sublevar la opinión pública aprovechando el legítimo descontento por la inflación mundial.

Sin embargo, el patrimonio de Luis no proviene de la política sino de las empresas familiares, que han tenido altas y bajas, y está transparentado ante la DGII. No es el caso de muchos dedicados sólo a la política, a veces más ricos que empresarios con industrias y comercios conocidos.

He sugerido que el patrimonio debe demostrarse mediante la declaración ante la DGII de ingresos, propiedades y pago de los impuestos correspondientes. Sin embargo, desde 2014 la Cámara de Cuentas es quien evalúa y fiscaliza la riqueza de funcionarios, en base a una declaración jurada que el propio político realiza sin necesidad de mucho sustento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.