Periodista y educador dominicano aspirante a concejal en El Bronx afirma apandillamiento del poder obstruye desarrollo y liderazgo emergente

Periodista y educador dominicano aspirante a concejal en El Bronx afirma apandillamiento del poder obstruye desarrollo y liderazgo emergente

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ El veterano periodista y profesor universitario dominicano Fernando Aquino aspirante a concejal por el distrito 14 en El Bronx, que emerge como una de las figuras nuevas del liderazgo emergente en ese condado, afirmó que el apandillamiento de las islas de poder en ese y otros condados, obstruye el desarrollo comunitario y el liderazgo político emergente.

Aquino, quien se define como la esperanza del empoderamiento político y comunitario que los constituyentes de su distrito y todo el condado nunca han tenido, se enfrentará el 22 de junio en las primarias demócratas al Concejo Municipal contra otros y otras cinco aspirantes dominicanos, dijo que su objetivo es convertirse en el líder de ese hemiciclo que los electores y las comunidades minoritarias de El Bronx han anhelado por décadas.

“Específicamente, los dominicanos la tercera parte de la población total de El Bronx que tiene 1.3 millones de habitantes, siendo nosotros más de 400 mil en este condado”, explicó Aquino.

“Pero nunca hemos sido empoderados ni se nos ha dado la oportunidad que necesitamos, por lo que llamo a aprovechar esta oportunidad para darle un liderazgo nuevo y acceso al poder a la comunidad, que nunca lo ha tenido en este lado”, dijo.

Pidió a los votantes salir a votar en masa en las primarias demócratas, reiterando que está comprometido a hacer lo que siempre ha hecho que es luchar por la justicia social.

La campaña de Aquino cuenta con 200 voluntarios que se mueven en las calles y edificios del distrito 14 promoviendo sus propuestas electorales.

“Me preparé para llegar al Concejo Municipal”, señaló el aspirante.

Agregó que mucha gente piensa que él no tiene la experiencia política para terciar en las elecciones, aclarando que por décadas ha usado su casa para reuniones políticas y comunitarias.

“Siempre he estado involucrado en el trabajo de empoderamiento de la comunidad. Me preparé para ser independiente, sin los compromisos y amarres con ciertos grupos de poder, y quizás a eso, es que muchos le temen”.

Precisó que tiene muy buenas relaciones con los principales líderes políticos, “pero no estoy afiliado a nadie que me esté llevando de la mano. No crecí en las oficinas de nadie”, como es el caso de algunos y algunas aspirantes en el distrito 14 que fueron empleados en oficinas de concejales y legisladores estatales.

Sobre la campaña dijo que va muy bien porque está recibiendo mucho apoyo de la comunidad y lo primero es establecer credibilidad, porque nunca había corrido a una política aunque trabajó en la fiscalía general, en el senado estatal, en ambas instituciones como portavoz, lo que le permitió aprender cómo funciona el Gobierno además de su trabajo periodístico y comunitario.

Aquino sostiene que muchos representantes llegan maniatados a sus curules comunidades pobres y no pueden traer los recursos necesarios.

Entre los problemas principales del distrito 14, citó el de la vivienda, educación con niños semi desamparados que tienen que vivir con una estabilización tremenda.

“Hay un déficit enorme de viviendas asequibles, porque las fórmulas que se utilizan para construir y asignar los apartamentos no son justas, porque se exige el ingreso medio y promedio”, explicó.

Dijo que esos problemas no se han resuelto, porque hay muchos que llegan y se acomodan buscando la reelección.

En cuanto a sus posibilidades señaló que todos los aspirantes en el distrito 14 son dominicanos y dominicanas, pero no cree que el voto se divida ni debilite un liderazgo emergente porque todos tienen el derecho a aspirar y piensan que pueden traer algún valor desde sus posiciones.

“Cuento con la gente, tengo el apoyo de casi todos de los líderes de los taxistas, dos asociaciones de bodegueros. Me diferencio de los otros porque yo represento algo de cada quien”, agregó.

Llegó en 1991 a Estados Unidos y dijo que pasó por muchas dificultades en su niñez y adolescencia, naciendo en un batey donde iba descalzo a la escuela y trabajar como obrero, pero se fijó las metas y pudo ir a la universidad y escalar las posiciones en las que ha trabajado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *