Por impacto de la covid-19 la llegada de turistas se asemeja a década 1990

Por impacto de la covid-19 la llegada de turistas se asemeja a década 1990

SANTO DOMINGO, RD.- El impacto de la pandemia covid-19 al sector turístico dominicano ha sido tan demoledor, que la llegada de pasajeros no residentes reportada por el Banco Central en el período enero-agosto del 2020 se asemeja a la registrada en 1993, 1994 y 1995, que fluctuó entre 1.5 y 1.7 millones de visitantes, cuando el país estaba lejos de convertirse en el principal polo turístico del Caribe.

Casi 30 años después la caída ha sido estrepitosa, pues de 6,446,036 visitantes no residentes que llegaron en 2019, entre enero y agosto de este año el ingreso apenas llegó a 1,639,538, según el informe del Banco Central sobre el desempeño de la economía en julio y agosto.

Esa significativa baja ha sido provocada por las restricciones de salida impuestas por los principales países emisores de turistas, para evitar el contagio de covid-19 en sus territorios, así como por las medidas dispuestas por autoridades dominicanas que persiguen los mismos fines.

A lo que se añade la crisis económica como secuela de la pandemia, aún en los países con sólidos aparatos productivos.

Ante la propagación de la enfermedad en los principales mercados, Estados Unidos y Europa, la República Dominicana tuvo que cerrar sus aeropuertos y, en consecuencia, las operaciones de un sector turístico que es el motor de la economía.

Después de la reapertura de los aeropuertos, y paulatinamente de las actividades turísticas asegurando el cumplimiento de protocolos sanitarios, los empresarios confiaban en la vuelta a la normalidad, sobre todo en la temporada alta.

Sin embargo, la realidad es totalmente distinta, y el Gobierno deja de percibir el grueso de ingresos que genera la industria sin humo.

Para paliar la situación las autoridades implementan desde el 15 de septiembre el Plan de Recuperación Responsable del Turismo, mediante el cual se establecieron una serie de incentivos al sector, para que pueda salir a flote.

Además, se acordaron planes con la banca local, para que los dominicanos accedan a préstamos para financiar vacaciones en por lo menos 19 hoteles.

En ese contexto el desafío de las autoridades es incrementar los ingresos para cerrarle la brecha a los déficits, y que se mantenga la reducción de los contagios en el país, que hasta ayer alcanzaban los 112,209 casos y 2.105 defunciones.

Rebrotes en mercados emisores. A ocho meses de la aparición de la enfermedad en China, donde se reportaron los primeros casos, en el mundo se registran 33,4 millones de contagios y un millón de muertes.

Aunque algunos países lograron bajar la curva de la enfermedad, con la reducción de los contagios, la reaparición de brotes los ha obligado a imponer nuevamente restricciones a las actividades económicas y a la movilidad, como es el caso de Alemania, Canadá, Francia y España.

Estados Unidos, que representa el principal mercado emisor para la República Dominicana, acumula siete millones de contagios, y un fuerte impacto en su economía por la pérdida de empleos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *