Por qué se propaga tan rápido la variante Ómicron del COVID-19

Por qué se propaga tan rápido la variante Ómicron del COVID-19

La variante Ómicron del coronavirus ya ha sido detectada en 89 países. En Reino Unido, ha desplazado a Delta como variante dominante del coronavirus en menos de un mes, y sólo le faltan unos días para hacer lo mismo en Dinamarca, según las autoridades sanitarias danesas. Ya es la variante dominante en Ontario (Canadá), con el 51% de los nuevos casos, según un grupo de científicos que asesora al gobierno de la provincia. En Estados Unidos, la variante Delta representó alrededor del 96% de los casos en todo el país en la semana hasta el 11 de diciembre, mientras que la variante Ómicron representó alrededor del 3%. En algunas zonas el número de casos es mayor: en Nueva York y Nueva Jersey, se calcula que Ómicron representó alrededor del 13% de los casos de Covid-19.

Según informó este sábado la Organización Mundial de la Salud, la “ventaja sustancial de crecimiento” de ómicron sobre la variante delta significa que es probable que pronto la supere como la forma dominante del virus en países donde la nueva variante se está propagando localmente, agregó la agencia de salud de la ONU.

Una de las métricas que utilizan los epidemiólogos para medir la transmisibilidad de un virus es su número de reproducción efectiva, o R, el número medio de personas que una persona infectada puede infectar. Este valor varía de un lugar a otro en función de los niveles de inmunidad y de las políticas de salud pública aplicadas para controlar la transmisión. Cuanto más alto sea el valor, más transmisible será el virus.

Susan Hopkins, que dirige la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido, dijo a los legisladores del Parlamento británico el jueves pasado que su agencia estima que el valor R Ómicron está entre 3 y 5. El valor R global de la epidemia en el Reino Unido es de entre 1 y 1,2, dijo.

De hecho, advirtió la OMS, la ómicron se está propagando rápidamente en países con altas tasas de vacunación o donde una proporción significativa de la población se ha recuperado de COVID-19.

Según detalló The Wall Street Journal, la mayor transmisibilidad de Ómicron es una combinación de varias propiedades: es capaz de unirse y penetrar más fácilmente en las células respiratorias humanas; se replica más rápidamente una vez dentro de nuestro cuerpo; y puede evadir sustancialmente la inmunidad obtenida de infecciones o vacunas anteriores.

Estas ventajas hacen que Ómicron se esté extendiendo por todo el mundo a un ritmo vertiginoso.

Los casos de la sorprendente transmisibilidad de Ómicron están proliferando. El medio cita como ejemplo que tras una fiesta de Navidad celebrada el 26 de noviembre por una empresa de energías renovables en un restaurante de Oslo, 80 de los 111 invitados dieron positivo por coronavirus, y las muestras genéticas sugirieron que todos eran probablemente Ómicron, según el Instituto Noruego de Salud Pública.

En Hong Kong, un hombre de 36 años fue identificado como uno de los primeros casos conocidos de Ómicron el 13 de noviembre en uno de los hoteles en cuarentena de la ciudad. Cinco días después, un hombre de 62 años que se alojaba en la habitación del otro lado del pasillo también dio positivo en la variante, a pesar de no haber tenido contacto con

Los expertos detallan que detrás de la rápida propagación de Ómicron, hay un conjunto de mutaciones que le dan una ventaja sobre las variantes más antiguas. Entre las aproximadamente 50 mutaciones de Ómicron, al menos 30 se encuentran en la proteína de la espiga, la estructura que ayuda al virus a infiltrarse en las células y que también es el principal objetivo de las vacunas.

Reino Unido lleva una semana de cifras récord de contagios (EFE)

Reino Unido lleva una semana de cifras récord de contagios (EFE)

Pruebas de laboratorio realizadas en Sudáfrica, Suecia, Reino Unido y Estados Unidos han demostrado que la capacidad de los anticuerpos para impedir que la variante entre en las células es más débil que la de otras cepas, lo que da a Ómicron una oportunidad mucho mayor de infectar a las personas vacunadas o infectadas previamente. Esto significa que puede propagarse rápidamente incluso en poblaciones altamente vacunadas.

Un modelo publicado el viernes por investigadores del Imperial College de Londres estima que el riesgo de reinfección con Ómicron es 5,4 veces mayor que con Delta, lo que sugiere una protección limitada de la infección anterior. El estudio, que no ha sido revisado por pares, también informó de una reducción de la eficacia de la vacuna contra la infección con Ómicron después de dos dosis, en comparación con Delta.

Aunque casi el 70% de la población del Reino Unido está totalmente vacunada, Ómicron ha propiciado un aumento récord de casos, lo que ha llevado al gobierno a pedir a los ciudadanos que trabajen desde casa cuando sea posible, que limiten las mezclas con otros hogares en los días previos a la Navidad y que se pongan vacunas de refuerzo para aumentar la inmunidad. Dinamarca y Noruega también han reforzado las restricciones de salud pública para contrarrestar la oleada de casos.

“Si el virus es capaz de evadir parcialmente la respuesta inmunitaria inducida por una infección previa con otra variante o por las vacunas, entonces podrá infectar y propagarse con mayor eficacia. Esto es lo que estamos viendo con la variante Ómicron”, dijo Lawrence Young, virólogo y profesor de oncología molecular en la Universidad de Warwick al WSJ.

Un estudio, aún no revisado por pares, realizado por investigadores de Hong Kong descubrió que Ómicron infecta y se multiplica 70 veces más rápido que la variante Delta en las vías respiratorias, lo que podría explicar por qué la nueva variante parece transmitirse más rápidamente. Sin embargo, los investigadores descubrieron que Ómicron se replica con menos eficacia en los pulmones que la versión original del virus, lo que podría ayudar a explicar por qué se ha relacionado con una enfermedad menos grave en muchas de las personas a las que infecta.

Las autoridades sanitarias británicas afirman que las ventajas de Ómicron significan que el intervalo entre que una persona recién infectada se contagia a otras parece más corto con Ómicron, quizá tres días en comparación con los seis o más de Delta. También han estimado que el riesgo de que alguien contagie el virus a otro miembro de su familia es tres veces mayor con Ómicron en comparación con Delta.

“Si el virus se multiplica más rápido, puede empezar a transmitir a otros antes”, dijo Julian Tang, virólogo clínico y profesor de medicina respiratoria en la Universidad de Leicester.

Este alto nivel de transmisión es problemático, dicen los científicos, incluso si Ómicron resulta causar una enfermedad más leve, especialmente en aquellos vacunados o con un grado de inmunidad por una infección previa.

En un documento que está pendiente de revisión por parte de los creadores de modelos de enfermedades de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, se describen varios escenarios posibles para los meses venideros en Inglaterra a medida que Ómicron siga propagándose, que varían en función de la medida en que la variante pueda evadir la inmunidad y de la eficacia de los refuerzos para frenar la infección. Todos los escenarios apuntan a muchos más casos, ingresos hospitalarios y muertes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *