Puerto Rico sale de la bancarrota tras la mayor reestructuración de deuda pública de su historia (pero estas son las letras pequeñas)

Puerto Rico sale de la bancarrota tras la mayor reestructuración de deuda pública de su historia (pero estas son las letras pequeñas)

Hace casi siete años, el Gobierno de ese estado asociado de EE.UU. había anunciado que no podía pagar los más de 70.000 millones de dólares que adeudaba.

Puerto Rico, un estado asociado de EE.UU., salió este martes oficialmente de la quiebra al completar la mayor restructuración de deuda pública en la historia, tras pasar casi siete años desde que el Gobierno local anunciara que no podía afrontar pagos por más de 70.000 millones de dólares. 

En concreto, la administración de Pedro Pierluisi lanzó el Plan de Ajuste (PDA) de la deuda, que fue aprobado en enero por una jueza federal de EE.UU. De esta forma, los 33.362 millones de dólares en obligaciones que los acreedores reclamaban se reducen a 7.400 millones. Ahora, siete centavos de cada dólar de los contribuyentes se destinarán a las deudas, una cifra mucho menor a los 25 centavos que se calculaban previo a la negociación. Así, Puerto Rico redujo la deuda en un 78 %.

Sin embargo, si se consideran los 10.000 millones de dólares que el Estado paga este 15 de marzo a inversionistas en Wall Street, empleados públicos y contratistas del Gobierno, la reducción total de los compromisos sería del 46 %. En la práctica, este pago en efectivo hace que la isla deje atrás la bancarrota. 

Un plan de pagos hasta el 2048

Más allá de la buena noticia, ese estado caribeño deberá lidiar con las deudas pendientes hasta el 2048, año en que está prevista la culminación del PDA. «El plan no es perfecto», dijo Pierluisi, pero señaló que «tiene muchas cosas buenas». 

De esta forma, si también se contabiliza el pago de pensiones, en total se utilizarán entre 26 y 28 centavos por cada dólar que ingrese al fisco: «Es una obligación que asumimos», dijo Omar Marrero, director de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal. El plan oficial es reducir ese número a medida que aumente la recaudación.

«Este es un éxito significativo. Permanecer en bancarrota ha sido un lastre para la economía en varios aspectos», expresó Natalie Jaresko, la directora ejecutiva de la Junta de Supervisión Fiscal. El organismo fue colocado en la isla con el fin de ordenar las cuentas, y se espera que su labor continúe hasta que el estado logre al menos cuatro presupuestos equilibrados consecutivos. 

«Durante décadas, los Gobiernos anteriores han sido negligentes en reservar dinero suficiente», sostuvo Jaresko, quien ya tuvo algunos contrapuntos con distintas administraciones locales por conflictos ligados al gasto público. Por otro lado, la funcionaria aclaró que Puerto Rico todavía no podría ingresar al mercado financiero, por temas de auditorías.

Un huracán, sismos y la pandemia

En 2015, Puerto Rico hizo público que no podía afrontar sus pagos pendientes. Un año después, el Congreso de EE.UU. creó la Junta para supervisar a ese estado asociado, que se declaró oficialmente en bancarrota en 2017, siendo la quiebra más grande en la historia del país norteamericano. 

El panorama económico, político y social empeoró con la llegada del huracán María (2017), considerado como el peor desastre natural de la zona. El fenómeno dejó a su paso unos 3.000 muertos y más de 90.000 millones de dólares en pérdidas, incluyendo destrozos en la red eléctrica. A fines de 2019, cuando la isla intentaba recuperarse del desastre, una serie de sismos afectó la región sur. Posteriormente, la actividad económica se paralizó por la pandemia del coronavirus.

Por ahora, aún están sin resolver las bancarrotas de empresas públicas de electricidad y autopistas, que deben casi 9.000 millones de dólares. Al respecto, el gobernador de Puerto Rico ya informó que cancelaría un acuerdo de restructuración negociado con acreedores en el 2019 porque el contexto global cambió, considerando la inflación y el alza en el precio internacional del petróleo. La directora de la Junta, por su parte, dijo que espera retomar los diálogos. 

Al planificar la sostenibilidad fiscal, el secretario del Departamento de Hacienda, Parés Alicea, detalló que la caja principal del Tesoro de Puerto Rico debería quedar con 1.400 millones de dólares de capital operacional. Según el funcionario, cuando la isla se declaró en bancarrota solo había 267 millones.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.