¿Qué es la triquinosis y cómo afecta al organismo?

¿Qué es la triquinosis y cómo afecta al organismo?

La triquinosis es una infección parasitaria que puede producir náuseas, vómitos y diarrea. Te explicamos por qué se origina y cómo prevenirla.

¿Qué es la triquinosis y cómo afecta al organismo?
  • Craneosinostosis: tipos, causas y tratamiento
  • Síndrome de la piel escaldada: causas y síntomas
  • Contusión ósea: causas, síntomas y tratamientos

La triquinosis es una de las enfermedades parasitarias más frecuentes y conocidas. También recibe el nombre de triquenelosis o triquiniasis. Es una infección que está causada por un nematodo del género Trichinella.

Suele producirse al ingerir carne cruda o poco cocinada. Aunque muchos casos cursan de forma leve, también provoca síntomas graves y complicaciones. Lo cierto es que es una enfermedad fácil de prevenir mediante una serie de medidas muy sencillas.

Los síntomas que produce la triquinosis son gastrointestinales. En este artículo te explicamos por qué se produce esta patología, cómo se la identifica y cómo se trata.

¿Qué es la triquinosis?

La triquinosis, como hemos señalado, es una infección parasitaria. En concreto, está causada por un nematodo, que son una especie de gusanos de cuerpo cilíndrico y no segmentado. Necesitan un huésped para vivir y reproducirse.

El nematodo que produce esta patología, tal y como explica el Manual MSD, es Trichinella spiralis o cualquier otro del género Trichinella. Suelen infectar animales carnívoros u omnívoros, como los cerdos o los jabalíes.

Según afirma un estudio publicado en Offarm, la triquinosis es una infección frecuente. Sobre todo en países en los que se come carne de cerdo cruda o poco cocinada. Esto hace que haya muy pocos casos en sitios de Oriente, ya que alimentarse del cerdo está prohibido por motivos religiosos.

En España, por ejemplo, la mayoría de los casos se sitúan en zonas de montaña. Esto se debe a que es frecuente cazar jabalíes y cerdos y alimentarse de ellos. No es carne industrializada que haya pasado algún control sanitario.

La triquinosis se desarrolla al ingerir carne que contiene larvas del parásito. En los siguientes apartados explicaremos con más detalle cómo se produce la infección.

Carnes crudas.
Las carnes que se comercializan en circuitos oficiales tienen controles de calidad para asegurar su salubridad.

Síntomas de la triquinosis

Los síntomas de la triquinosis son variables. Algunas personas presentan un cuadro clínico muy leve o incluso pueden cursar de forma asintomática. Sin embargo, en otras personas aparecen signos y síntomas graves.

El principal motivo de la diversidad clínica es que varía en función de cuántas larvas se ingieran. Si alguien come carne que presenta pocas, lo más probable es que la triquinosis sea leve. Sin embargo, si se han ingerido muchas, el cuadro será peor.

Según explican los especialistas de la Clínica Mayo, algunos síntomas aparecen entre 1 y 2 días después de la infección. Lo curioso es que hay otros signos que pueden aparecer hasta 8 semanas luego. Son secundarios al desplazamiento de las larvas a otros tejidos del cuerpo.

Síntomas tempranos

Los síntomas tempranos son aquellos que aparecen en las horas posteriores a haberse alimentado con carne contaminada. La causa es el desarrollo de larvas en la pared del intestino delgado.

Por eso suele haber dolor abdominal y diarrea. También son frecuentes las náuseas y los vómitos. Puede haber fatiga, estado febril y calambres abdominales.

Quizá te interese: ¿Cómo puedo saber si tengo parásitos intestinales? Síntomas más frecuentes

Síntomas de gravedad

Si las larvas de la triquinosis atraviesan la pared intestinal acaban accediendo al torrente sanguíneo. Esto permite que puedan trasladarse a otros tejidos. Por ejemplo, es frecuente que invadan el tejido muscular. Estos síntomas suelen aparecer entre 1 y 8 semanas después de la infección.

En este momento se presenta dolor y sensibilidad muscular, más intenso en los músculos respiratorios y en aquellos que se encargan de la masticación y deglución. También hay fiebre alta, dolor de cabeza y sensibilidad a la luz.

Algunas personas experimentan una erupción cutánea que no produce picor. Del mismo modo, la cara y los párpados suelen hincharse. Otro signo usual es la conjuntivitis.

Causas de la triquinosis

La triquinosis es una enfermedad parasitaria. Se produce al ingerir carne que está infectada por larvas del nematodo del género Trichinella. Es decir, primero este parásito infecta al animal y luego nosotros nos alimentamos de él.

Ocurre, sobre todo, con la carne de cerdo, de jabalí y de caballo. El parásito es muy sensible a la temperatura, por lo que es una patología que se puede evitar cocinando bien dicha carne.

En realidad, las carnes suelen contener quistes. Cuando estos quistes llegan al estómago son degradados por los jugos gástricos. Allí las larvas se liberan y alcanzan el intestino para reproducirse. Además, se adentran en la pared intestinal y alcanzan el torrente sanguíneo.

Factores de riesgo

Se han identificado una serie de factores de riesgo para sufrir triquinosis. El principal es alimentarse de carne cruda o que ha sido preparada de forma incorrecta. También aumenta la probabilidad el hecho de consumir carne procedente de animales salvajes.

Esto se debe a que, al alimentarse de un animal cazado, no se somete a ningún tipo de medida de salud pública. Otro factor de riesgo es vivir en zonas rurales, ya que son los lugares en los que más se crían cerdos o se cazan jabalíes.

¿Cómo se diagnostica la triquinosis?

El diagnóstico de la triquinosis requiere realizar una buena historia clínica. Es fundamental que el médico conozca todos los síntomas y los alimentos que se han ingerido en los últimos días. También si hay alguien cercano que esté enfermo y con quien hayan comido juntos.

La exploración física puede ayudar, ya que la inflamación muscular y la hinchazón del rostro son bastante característicos. No obstante, en algunos casos es necesario realizar pruebas complementarias para confirmar el diagnóstico.

La más empleada es el análisis de sangre. Con esta prueba se puede comprobar si hay un aumento de un tipo de células llamadas eosinófilos. Suelen incrementarse ante infecciones parasitarias.

Por otra parte, puede realizarse una biopsia de tejido muscular. Al menos en los casos en los que ya hay síntomas tardíos. Se extrae un fragmento del músculo y se analiza en el microscopio para comprobar si hay larvas o no.

Tratamientos disponibles

En la actualidad, la mayoría de los casos de triquinosis no son graves. Los síntomas suelen mejorar al cabo de unos meses. El problema es que algunos, como la debilidad muscular o el dolor, pueden prevalecer.

Según explica el Manual Merck, una de las principales opciones de tratamiento son los fármacos antiparasitarios. Los más empleados son albendazol y mebendazol. Permiten eliminar los gusanos maduros, por lo que resultan de más utilidad al comienzo de la infección.

Los analgésicos, como los antinflamatorios no esteroideos (AINEs), pueden ayudar a reducir el dolor y la inflamación muscular. Sin embargo, si la inflamación es muy grave se prefiere emplear corticosteroides.

Cerdo en un corral que podría tener triquinosis.
La triquinosis puede provenir de carne de cerdo que no ha sido cocida correctamente y que poseía quistes del parásito.

Podría gustarte: Remedio de leche y menta para combatir los parásitos intestinales

Complicaciones de la triquinosis

Como hemos señalado en el apartado anterior, la triquinosis suele cursar de forma benigna. De hecho, las complicaciones son infrecuentes, pero sí se han descrito. La mayoría aparecen por la invasión de las larvas a los diferentes tejidos.

De esta manera, puede dar lugar a miocarditis, encefalitis y meningitis. En la primera, las larvas invaden el miocardio (la capa muscular del corazón). En la segunda se afecta el encéfalo y en la última las membranas que recubren el encéfalo y la médula espinal.

La triquinosis se puede prevenir

Lo que debemos tener presente es que la triquinosis es una infección causada por un parásito. Se suele producir al comer carne cruda o poco cocinada procedente de cerdos, jabalíes o caballos, entre otros.

Por eso existen medidas muy sencillas de evitar la triquinosis. Lo ideal es no consumir animales salvajes que no han pasado un proceso de calidad sanitaria. También es fundamental evitar comer carne poco cocinada y no mezclar las carnes entre sí.

Otra forma sencilla de desinfectar o conservar es congelando. Es necesario hacerlo, al menos, durante 3 semanas para poder eliminar los parásitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *