Recomendaciones para un paciente con artrosis

Recomendaciones para un paciente con artrosis

Millones de personas en todo el mundo sufren de artrosis, la forma más común de artritis. También se le conoce como osteoartritis y se trata de una enfermedad crónica, producto de un desgaste en las articulaciones. En el paciente con artrosis esta condición provoca inflamaciones, dolores y disminución de los movimientos en las articulaciones. Por lo general, afecta a las rodillas, manos, columna y caderas.

 Debido al paso del tiempo, el cartílago que se encuentra en los extremos de los huesos se desgasta, haciendo que los huesos rocen entre sí y se produzca dolor. Esta fricción puede dañar la articulación permanentemente.
 El cartílago es el tejido resistente y elástico que cubre los huesos en las articulaciones. Cuando se encuentra sano absorbe los impactos producidos por los movimientos.
 
Causas de la artrosis
Mujer tocándose el codo.
En la aparición de artrosis algunos factores relacionados con el movimiento en las articulaciones son claves para su aparición.

De acuerdo con la clínica Mayo, los siguientes factores pueden influir en el desarrollo de esta enfermedad crónica:

Luis Alberto Tejeda
 
  • Aunque se desconoce exactamente a qué se debe, las mujeres tienen mayores probabilidades de desarrollar artrosis que los hombres.
  • Las posibilidades de padecer esta enfermedad crónica se incrementan a medida de que las personas envejecen.
  • Cualquier tipo de lesión puede influir en el desarrollo de la osteoartritis, bien sean por algún accidente o durante la práctica de algún deporte. Sobre todo, hay que tener cuidado con las más antiguas y que parecen completamente sanas.
  • Las actividades laborales que impliquen una tensión recurrente en una articulación pueden ocasionar que, con el tiempo, esta se deteriore.
  • Mientras más peso tenga una persona, mayores serán sus probabilidades de sufrir artrosis. Esto se debe a que aumenta la tensión en las caderas y rodillas. De igual modo, los tejidos grasos pueden ocasionar inflamaciones en las articulaciones y su alrededor.
  • Deformidades en los huesos. Algunos individuos nacen con anormalidades en los cartílagos y articulaciones. Así, la genética puede influir en que algunas personas desarrollen esta enfermedad.
 

Síntomas de la osteoartritis

Por lo general, estos síntomas se manifiestan paulatinamente y empeoran con el transcurso de los años. Los más frecuentes son los siguientes:

 
  • Dolor: Durante o después de realizar movimientos en las articulaciones.
  • Molestias al palpar: Cuando se ejerce cierta presión se produce dolor.
  • Falta de flexibilidad: Las articulaciones no se pueden mover con plenitud.
  • Rigidez: La falta de movilidad es frecuente y notable al despertar o después de un período prolongado de inactividad.
  • Sensación chirriante: Al usar una articulación, se puede sentir u escuchar un sonido.
  • Osteofitos: Son pequeños trozos de huesos extra que se forman alrededor de las articulaciones afectadas por la enfermedad.

15 consejos para un paciente con artrosis

Paciente con artrosis sujetándose la muñeca.
El paciente con artrosis debe extremar la precaución en los movimientos de sus articulaciones.

Para controlar tanto como sea posible los síntomas y poder mantener su calidad de vida, el paciente con artrosis puede aplicar los siguientes consejos, según la Clínica Universidad de Navarra (CUN). Asimismo, es importante consultar con el apoyo de un especialista. Él dará las mejores recomendaciones dependiendo del caso.

 
  1. No se deben realizar ejercicios que produzcan dolor.
  2. Para quienes sufren de osteoartritis de rodilla o cadera, el ejercicio moderado es una excelente opción. Se puede montar bicicleta o caminar en un terreno llano entre 10 y 20 minutos.
  3. Si el dolor es muy fuerte, reposar entre 2 y 3 días.
  4. Evitar el sobrepeso.
  5. Mantener una dieta equilibrada y variada.
  6. Utilizar un bastón para caminar del lado sano del cuerpo.
  7. Emplear terapia de calor y frío para aliviar las molestias. El tiempo de aplicación no debe superar los 30 minutos.
  8. Tomar una ducha caliente en las mañanas con un chorro potente. En este momento del día hay mayor dolor y rigidez, por lo cual es conveniente masajear y dar calor a las articulaciones.
  9. Utilizar zapatos sin cordones y sin un tacón pronunciado.
  10. Incluir en la dieta leche y derivados lácteos.
  11. Sentarse en una silla con un respaldo recto y dormir en una cama dura.
  12. Evitar permanecer durante mucho tiempo en una sola postura. No permanecer mucho tiempo quieto de pie y no estar de rodillas ni en cuclillas.
  13. No subir escaleras: es preferible usar el ascensor.
  14. No realizar movimientos bruscos ni forzar las articulaciones.
  15. Hacer ejercicios en una piscina, mientras se flota. De esa manera, no habrá peso en las articulaciones y no se producirá dolor.

Últimas recomendaciones

Aunque pueda parecer obvio, es necesario tomar los analgésicos recetados por el especialista de confianza y no automedicarse. Por otro lado, el paciente con artrosis en las manos deben emplear herramientas domésticas apropiadas. Es decir, de poco peso y con un mango ancho.

 

Estos instrumentos no deben producir tensión en las manos (por ejemplo, un abrelatas eléctrico). Finalmente, el paciente con artrosis debe adquirir zapatos adecuados. Los más indicados son los elásticos, firmes y elaborados con materiales no sintéticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *