Revelan un video de terroristas que habrían participado en los atentados del 11-S junto con un supuesto agente de inteligencia saudita

Revelan un video de terroristas que habrían participado en los atentados del 11-S junto con un supuesto agente de inteligencia saudita

La grabación, que data de febrero de 2000, da pistas sobre una fiesta en la ciudad de San Diego (California, EE.UU.) donde estuvieron dos extremistas involucrados en los ataques.

Un video que muestra a terroristas que participaron en los atentados del 11-S fue difundido por primera vez este jueves por la cadena estadounidense CBS News en YouTube.

En la grabación figura también un súbdito saudita al que vinculan con organismos de inteligencia de su país.

Según el medio, la grabación, junto con cajas completas de notas personales y otras evidencias, fue incautada por la Policía del Reino Unido en una casa en la ciudad de Birmingham, menos de dos semanas después de la trágica fecha. 

La publicación del video se hizo realidad gracias a los esfuerzos de algunos familiares de las víctimas de los atentados, que obtuvieron a través de tribunales británicos los materiales confiscados.

El video data de febrero de 2000 y figura en los registros de la Comisión 11-S estadounidense como una fiesta en el apartamento de Nawaf al-Hazmi y Khalid al-Mihdhar, los primeros dos secuestradores de aviones en arribar a EE.UU., lo que habría sucedido en enero de 2000 en la ciudad de San Diego (California).

En la grabación se puede ver a los invitados sentarse alrededor de una mesa con platos de carne. «Mientras que los dos secuestradores aparentemente evitaron la cámara en la fiesta, un puñado de fotogramas captaron a Al-Mihdhar en la cocina», detalla CBS. Además, en el video aparece el anfitrión de la velada, el saudita Omar al-Bayoumi.

El papel de Omar al-Bayoumi

Al-Bayoumi fue arrestado por la Policía británica poco después de los atentados. Se le incautaron videos y documentos.

Sin embargo, tres años después de los ataques, la Comisión 11-S dijo que no tenía «pruebas creíbles» de que el individuo «creyera en el extremismo violento o ayudara a sabiendas a grupos extremistas».

De otra parte, en una nota del FBI desclasificada en 2017 y llamativamente redactada, se indicaba que «a finales de los años 90 y hasta el 11 de septiembre de 2001, Omar al-Bayoumi recibió un estipendio mensual como cooptado por la Presidencia General de Inteligencia saudí, a través del entonces embajador príncipe Bandar bin Sultan».

«Las acusaciones sobre la implicación de Al-Bayoumi con los servicios de inteligencia saudíes no se confirmaron en el momento del informe de la Comisión del 11-S.

La información anterior confirma esos alegatos», rezaba el documento.

Algunos familiares de las víctimas de los atentados recurrieron al FBI para obtener los registros de Al-Bayoumi en 2018, pero solo les proporcionaron parte de ellos.

Además, no podían hacer públicos los materiales recibidos.

Danny González, agente retirado del FBI, declaró a CBS que Al-Bayoumi fue uno de los que ayudaron a los secuestradores de aviones en EE.UU. «Los ayudó con los apartamentos, con las cuentas bancarias», sostuvo. González, junto con otro exmiembro de la institución, Ken Williams, representa a las familias de algunas víctimas del 11-S en su litigio contra Arabia Saudita por su presunta involucración en los atentados.

Ya antes de lo sucedido, Williams advirtió en una nota que potenciales terroristas tomaban clases de pilotaje en el estado de Arizona.

Mientras, Brett Eagleson, líder del grupo de familias que se esforzó por obtener los documentos incautados, criticó a las autoridades de EE.UU. por su reticencia a conceder la información.

 «¿Explicará ahora el Departamento de Justicia a las familias y a EE.UU. por qué no se presentaron cargos contra Al-Bayoumi? Y lo que es más sorprendente, ¿por qué esta información procede del gobierno del Reino Unido y no de nuestro propio FBI?», se preguntó. 

Se cree que Al-Bayoumi reside en Arabia Saudita. Aunque CBS News intentó ponerse en contacto con él a través de la Embajada de ese país, allí solo reiteraron que «cualquier acusación de complicidad de Arabia Saudí en los atentados del 11 de septiembre es categóricamente falsa». Por su parte, el FBI se negó a comentar. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.