San Andrés: La hermosa isla que está más cerca de Nicaragua, pero pertenece a Colombia

San Andrés: La hermosa isla que está más cerca de Nicaragua, pero pertenece a Colombia

La Isla de San Andrés es un destino turístico que atrae a personas de todo el mundo por sus playas de arena blanca, el agua que varía en sus colores desde un azul intenso hasta un turquesa cristalino —le llaman el ‘Mar de los Siete Colores’—, el clima caluroso durante todo el año y un ambiente muy relajado entre lugareños y viajeros que se asombran por sus bellezas naturales.

Está ubicada en el mar del Caribe, exactamente a 110 kilómetros de la costa nicaragüense y 720 de la colombiana. En otras palabras, Nicaragua está unas siete veces más cerca que Colombia, país que administra el lugar. Junto a las islas de Providencia y Santa Catalina conforman el mismo archipiélago, reconocido como uno de los departamentos colombianos, con Gobernación propia. Se trata de la única circunscripción de la nación presidida por Juan Manuel Santos que se encuentra fuera del territorio continental.

Acuario natural de la Isla de San Andrés, en el Mar del Caribe. / Leandro Lutzky / RT
San Andrés tiene una extensión de 27 kilómetros cuadrados —13 de largo y tres de ancho—, plagados de paisajes exóticos que enamorarían a cualquier citadino. Se encuentra sobre una plataforma volcánica que da lugar a diversos escenarios, como piscinas naturales rodeadas por superficies rocosas y repletas de peces coloridos, que exaltan de emoción a los más pequeños. El sol, las miles de palmeras y la temperatura del agua salada, refrescante pero amigable con el cuerpo humano, pueden ayudar a olvidar los problemas cotidianos.

Atractivos

La actividad predilecta por los turistas es el ‘snorkel’, ideal para observar la enorme cantidad de corales y peces de diversos tamaños. El sitio cuenta con un acuario natural muy concurrido por los visitantes, donde no hay vidrios ni distancia alguna con los animales acuáticos, como mantarrayas pequeñas.

San Andrés está rodeada por cayos —islas más chicas— a los cuales se puede acceder en bote o lancha, tras viajar unos 15 o 20 minutos. Desde allí se puede obtener una vista diferente hacia la isla principal o el resto del mar, y también disfrutar de playas más apartadas, aunque en fechas de temporada alta están colapsadas de gente.

En la playa ubicada en su zona céntrica hay una cancha de fútbol y otra de vóley, que parecen diseñadas por expertos en paisajismo y conforman una postal de ensueño. Realizar deporte en un ambiente ameno y luego beber unos tragos parecen el plan perfecto para concretar una tarde ideal, al estilo caribeño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *