Sargento dominicano masacrado en Capitolio afirma fue traicionado por Trump y pide no dejarlo acercarse jamás a la Casa Blanca

Sargento dominicano masacrado en Capitolio afirma fue traicionado por Trump y pide no dejarlo acercarse jamás a la Casa Blanca

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ El sargento dominicano Aquilino Gonell quien fue masacrado por las huestes republicanas que asaltaron el Capitolio en Washington el 6 de enero de 2021, donde estaba asignado afirmó que fue traicionado por el ex presidente Donald Trump quien lideró el ataque en un artículo suyo titulado “Fui traicionado por el presidente Trump” publicado este 10 de julio 2022 por The New York Times.

El oficial ha sido condecorado con la Medalla de Oro del congreso y declarado Gran Inmigrante por la corporación Carnegie.

En un dramático y escalofriante relato cuenta cómo fue masacrado por los extremistas de Trump, quienes lo golpearon brutalmente y creyó que lo iban a matar.

“Soy un inmigrante de la República Dominicana, un veterano del Ejército de los Estados Unidos y un sargento que ha trabajado en la fuerza durante 16 años, pero nunca he presenciado algo como el ataque del 6 de enero, incluso en combate en Irak”, dice el artículo de Gonell.

Añade que como uno de los oficiales de la Policía del Capitolio que defendió a los Estados Unidos contra la mafia el 6 de enero de 2021, sintió que era importante para él estar en la sala del comité el 28 de junio para escuchar el testimonio de la ex asistenta de la Casa Blanca Cassidy Hutchinson.

“Junto con tres colegas, fui, a pesar de que sabía que sería difícil revivir los horrores que presencié. Aunque experimenté el brutal ataque de los insurrectos, me sorprendió escuchar a la Sra. Hutchinson explicar hasta qué punto el presidente Donald Trump incitó a las personas que casi me matan.

“Soy un inmigrante de la República Dominicana, un veterano del Ejército de los Estados Unidos y un sargento que ha trabajado en la fuerza durante 16 años, pero nunca he presenciado algo como el ataque del 6 de enero, incluso en combate en Irak”, sostiene el oficial.

“Estaba seguro de que iba a morir ese día, pisoteado por las hordas de partidarios del Sr. Trump que intentaban detener la transferencia oficial de poder en su nombre.

Hutchinson, la ex asistenta del jefe de gabinete de Trump, Mark Meadows, testificó que su jefe dijo que las cosas podrían ponerse realmente mal el 6 de enero y que Trump fue advertido de que los miembros de la multitud que se habían acumulado estaban armados”, explica el sargento.

“Por supuesto, nunca hubiera imaginado que un presidente estadounidense no solo no acudiría en ayuda de los de los agentes de la ley que defienden el Capitolio, sino que alentaría a esa multitud a marchar sobre él. En lugar de ser notificados sobre el peligro, mis colegas y yo fuimos mantenidos en la oscuridad y, por lo tanto, entramos en una emboscada”, sostiene Gonell.

“No sé qué parte del testimonio de la Sra. Hutchinson me enfureció más: que el Sr. Trump quería ser llevado al Capitolio para liderar el violento motín, que había estimulado a sus partidarios al saber que estaban armados o que ignoró a algunos de sus asesores e incluso a su hija, quien le dijo que lo cancelara. Supuestamente peleando con su propio agente del Servicio Secreto después de que se negó a permitir que el presidente fuera conducido allí”, agrega.

“O tal vez fue el hecho de que el Sr. Trump finalmente les dijo a los alborotadores que habían agredido criminalmente a mis colegas y a mí mientras intentaban derrocar al gobierno de los Estados Unidos: «Vete a casa. Te amamos. Eres muy especial», escribió el oficial.

Dice que otros detalles inquietantes que escuchó en la audiencia tuvieron que ver con el aparente desprecio del Sr. Trump por todos menos por él mismo.

“Antes de que Trump se dirigiera a sus partidarios en la elipse antes de la insurrección, le dijeron que a los que estaban armados no se les dejaba pasar por los puestos de control de seguridad y, según el testimonio de Hutchinson, dijo: «No me importa que tengan armas. No están aquí para hacerme daño», relata el artículo.

“Más tarde, cuando los alborotadores irrumpieron en el Capitolio, según el testimonio de Hutchinson, el ex abogado de la Casa Blanca Pat Cipollone le dijo a Meadows que tenían que ir a ver al presidente sobre lo que estaba sucediendo. La respuesta de Meadows fue que Trump no quiere hacer nada, recordó Hutchinson. El Sr. Cipollone respondió, según la Sra. Hutchinson: «Algo hay que hacer, o la gente va a morir, y la sangre va a estar en sus manos», narra el sargento.

Indica que las nueve personas que murieron como resultado de ese horrible día, incluidos los cuatro oficiales que murieron por suicidio después del ataque, no tuvieron tanta suerte y él tampoco.

Relata que en el Frente Oeste del Capitolio, estaba tratando de mantener una línea táctica de policía junto con unos 60 miembros de su equipo, como les enseñaron en la academia, para mantener a raya a los invasores.

“Fuimos salvajemente golpeados y fácilmente dominados. Más tarde supe que se estimaba que la multitud era de 10,000 personas.

Era como un campo de batalla medieval. Con nuestras vidas en peligro, habría estado justificado en el uso de la fuerza letal. Pero no quería provocar una masacre. En el transcurso de la lucha de cinco horas, mis manos estaban ensangrentadas por haber sido aplastadas por una porra policial robada. Mi pie derecho y mi hombro izquierdo estaban tan dañados que necesité múltiples cirugías para repararlos. Mi cabeza fue golpeada con tal fuerza con una tubería que sin duda habría sufrido daño cerebral si no fuera por mi casco”, cuenta el sargento.

“He pasado un año y medio en fisioterapia para el dolor crónico que me han dicho que nunca desaparecerá. Mi hijo pequeño casi pierde a su padre, y mi esposa tuvo que dejar la escuela de medicina debido al estrés y las demandas de mi recuperación continua”, sostiene el oficial.

“Después de los disturbios, recibí una Medalla de Oro del Congreso y recientemente fui nombrado Gran Inmigrante por la Corporación Carnegie. Después de pasar recientemente la prueba del teniente, esperaba ser ascendido. En cambio, el día del testimonio de la Sra. Hutchinson, me rompió el corazón escuchar a mis médicos decirme que a los 43 años, ya no debería trabajar con la fuerza policial”, añade.

“El daño físico y emocional que sufrí el 6 de enero no solo truncó mi carrera; ha trastocado mi vida. Cinco de mis colegas en la aplicación de la ley murieron, y más de 850 alborotadores fueron arrestados. Muchas familias se han arruinado debido a la lujuria de un hombre por el poder”, dice el artículo en referencia a Trump.

“Aún más irritantes son los republicanos que todavía se niegan a proporcionar testimonio bajo juramento y, en cambio, minimizan peligrosamente lo cerca que estuvimos de perder nuestra democracia. Aplaudo la valentía de los testigos que se han presentado para decir la verdad. Sé por experiencia —he dado testimonio varias veces sobre ese día al Congreso, al FBI y en la corte— lo angustiante que puede ser. Ojalá todos hubiéramos podido testificar antes, justo después del 6 de enero, cuando podríamos haber tenido más impacto”, expresa el sargento.

“La habilitación del Sr. Trump debe detenerse ahora. No sólo se le debe prohibir postularse para cualquier otro cargo gubernamental; nunca más se le debería permitir acercarse a la Casa Blanca. Creo que traicionó su juramento de defender la Constitución, y fue en detrimento de mí, de mis colegas y de todos los estadounidenses, a quienes se suponía que debía proteger”, concluye el artículo del sargento Gonell.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.