Semana de reflexión

Semana de reflexión

Por GUILLERMO CARAM
Guillermo Caram

A una semana del cambio de gobierno, resulta imperativo que nuestros gobernantes salientes y entrantes, opositores aspirantes, instancias sociales responsables, etc.; entren en estado de reflexión propio de la solemnidad que debe caracterizar una transición gubernamental civilizadamente democrática.

Las abundantes expectativas frente a escasez de recursos para satisfacerlas, abonan la imperiosidad.

Experiencias del presidente dominicano tenido como referente, Balaguer, resultan ilustrativas.
En 1966, emanado de elecciones en medio de crisis político-militar con repercusiones socioeconómicas, se retiró a su residencia veraniega de Guaigüí en el mes de transición que dispuso, igual que ahora, para estructurar su gobierno y preparar el discurso de toma de posesión que delinearía sus ejecutorias. De allí provino el “no he venido a ponerme las botas de Trujillo” dentro de una unidad nacional propia del trujillismo conocido.

En 1986, transición más larga y menos crítica, afectado por limitaciones visuales y movilidad, diseñó desde su residencia un gobierno pluralista caracterizado por ambiciosos sueños. Cuando le pedían adelantar decisiones, reservaba respuestas argumentando que tenía que tomar el poder y abrir la “caja de pandora” que recibiría. Cuentan sus colaboradores cotidianos que, estructurando su gabinete, colocaba cada día tres candidatos para cada posición y hacía leérselas consultando “como iba quedando”; evaluando en conjunto lo que nuestra Constitución presente establecería como Consejo de Ministros.

Durante la última semana de transición, invitaba posibles ministros a pasar por su residencia. A algunos nos designó, como quien esto escribe, sin mediar contactos previos, tras obtemperar su invitación; excusándose estar enfrascado en su discurso de toma de posesión.

La crisis sanitaria y económica que padecemos hace interesante recordar estas experiencias en esta última semana de transición.

Y las abundantes expectativas ante recursos escasos, la admonición evangélica: “La mies es mucha y los operarios son pocos”.
Las expectativas son muchas: contener pandemia, restablecer salud, reactivar producción, preservar puestos de trabajo, recuperar los que perdieron, procurárselo a los desempleados, mejorar servicios públicos y comunitarios, reordenar territorios para reducir hacinamientos, sanear medio ambiente, combatir corrupción e impunidad, proporcionar mejor seguridad ciudadana, institucionalizarnos sometiéndonos al imperio de la Constitución y las leyes.

Los gastos son muchos y aumentados mientras las recaudaciones son pocas y menguándose. Casi todas las naciones están demandando recursos internacionales, compitiendo ferozmente por ellos.

Recurrir a emisiones monetarias genera devaluación e inflación. Los operarios humanos no siegan adecuadamente si se le buscan cargosa personas en lugar buscar personas para cargos.
¡¡Todos debemos poner de nuestra parte para contribuir a que esta última semana de transición sea de reflexión!!
Para que así como semana santa precede resurrección, luego de reflexionar, recuperemos la esperanza de poder relanzar la nación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *