Semana Santa para reflexionar en familia

Semana Santa para reflexionar en familia

La Semana Santa es la conmemoración cristiana anual de mayor trascendencia en la que se celebra la pasión de Cristo, es decir, de la entrada a Jerusalén, la última cena, el viacrucis, la muerte y resurrección de Jesús de Nazaret.

Según conocedores del tema la semana Mayor tiene un período de siete días. Comienza el Domingo de Ramos y finaliza el Domingo de Resurrección. Se llama cuaresma hasta el atardecer del Jueves Santo, cuando comienza el Triduo Pascual. Ese mismo día se celebra la institución de la Eucaristía en la última cena; el Viernes Santo, la crucifixión y muerte del Señor, y la noche del Sábado Santo, la Vigilia Pascual.

Durante toda la Semana Santase realizan numerosas manifestaciones de religiosidad popular alrededor del mundo, como son las tradicionales procesiones, penitencias y las representaciones de la Pasión, muerte y resurrección de Jesús.

En estos días de asueto es bueno tener claro algunos puntos clave que quizás por la rapidez de la cotidianidad en que vivimos hemos olvidado, por ejemplo.

Entender su significado 

Es bueno preparar espacios de oración en casa, sacrificios y ofrecimientos a Dios por el gran regalo que nos da: la salvación a través de la vida de su único Hijo. También se recomienda con ayuda de adultos revisar con los niños algunos pasajes de la Biblia que ayuden a entender la gran entrega de amor que Cristo hizo en la cruz para la salvación de toda la humanidad, y su glorioso triunfo ante la muerte con su resurrección.

Participar de liturgias o jornadas de oración

Investigar en la parroquia del sector sobre las actividades en los días santos. Jornadas de oración, retiros, rezo de Vía Crucis, liturgias; son algunas de las festividades en las que pueden congregar la familia para reflexionar y entender mejor el significado de estos días y encontrarse cara a cara con la misericordia de Dios y su inmenso amor por nosotros.

Hacer sacrificios

No se trata de buscar el sufrimiento sin razón y en forma forzada. Esta no sería una visión cristiana correcta sobre el sacrificio. La importancia radica en el sentido que se le dé a este acto. La palabra sacrificio significa convertir algo en sagrado por medio del ofrecimiento, con el fin de obtener un cimiento y un bien espiritual mayor. Estas festividades no debe ser un acto de dolor o tortura masoquista, sino de amor.

Hacer ayuno

El ayuno es opcional. Aunque hay dos días en el año que la Iglesia pide a los creyentes hacerlo. Como el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo; sin embargo, durante el tiempo de Cuaresma se recomienda no comer carne los viernes. Se puede ayunar de una manera liviana, saltando una comida en el día o privándose de algún alimento en especial. Si desean hacerlo de una manera más rigurosa, se puede comer poco o nada más que una sola comida fuerte al día. Pero, si prefieren seguir un ayuno de manera fuerte, lo hace comiendo únicamente pan y agua

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.