‘Shock’ de suministros, declive de mercados y crisis global: el FMI valora el impacto de la pandemia

‘Shock’ de suministros, declive de mercados y crisis global: el FMI valora el impacto de la pandemia

Pese al ralentización de la actividad económica y otros potenciales efectos «bastante severos», la larga expansión observada hasta ahora y las altas tasas de empleo servirán de amortiguadores en los próximos meses, sostienen en el FMI.

La pandemia del nuevo coronavirus conlleva el aislamiento obligatorio de millones de personas y la imposición de cuarentenas para evitar una mayor propagación de la enfermedad, medidas que suponen «un gran golpe» para la economía, sobre todo para sectores relacionados con la interacción de las personas, viajes y turismo, servicios de consumo y otros, señaló este viernes en un podcast Martin Muhleisen, que encabeza el departamento de política estratégica y revisión del Fondo Monetario Internacional (FMI).

En términos más generales, la actividad económica «se está ralentizando bruscamente», porque, entre otras cosas, «la gente ya no quiere ir de compras» y, como tampoco puede ir al trabajo como antes, se produce, además, «un ‘shock’ de suministros», explicó el funcionario.

«Algunos países tienen que cesar la producción, no totalmente, pero en gran medida, y eso significa que, debido a la naturaleza interconectada de la economía mundial, las líneas de suministro experimentan un ‘shock’, y eso también tiene efectos de onda expansiva», declaró Muhleisen.

Los mercados de valores reaccionan a la desconcertante situación, las corporaciones se ven obligadas a revisar sus expectativas de ingresos, afrontando en algunos casos problemas para pagar los préstamos, mientras que los países emergentes y en vías de desarrollo, cuyos sistemas sanitarios se enfrentan a «un gran desafío», van a necesitar mucha ayuda de la comunidad internacional, resumió.

Sin embargo, «una expansión muy larga» observada en la economía hasta ahora y las «altas tasas de empleo» harán las veces de amortiguadores durante los próximos meses de «muy débil» actividad económica, explicó el representante del FMI.

«En ese sentido la crisis ha llegado en un momento en el que, afortunadamente, estamos preparados para este tipo de ‘shock’ y podemos lidiar con él», agregó. Muhleisen también expresó la certeza de que la clave para afrontar esta crisis pasa por «ayudar a limitar la propagación del virus» para que el impacto sea temporal y «los efectos no duren muchos meses».

Asimismo, reconoce que, «en algunos casos», es necesario que los gobiernos mantengan el aislamiento «por un tiempo», al tiempo que vaticinó que «cuanto mejor organizadas y más coordinadas sean las respuestas sanitarias a esta crisis, más rápidamente se podrá recuperar la confianza».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *