Situación Haití es principal desafío para Dominicana

Situación Haití es principal desafío para Dominicana

El principal desafío de la República Dominicana en este momento es la situación haitiana debido a que las tensiones en ese país se están llevando a un punto limite que puede desembocar en cualquier momento en violencia social.

La advertencia esta plasmada en un boletín de la Unidad de Estudios de Haití del Centro de Estudios Padre Alemán de la pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM) en el cual Humberto Pérez, Luis Vargas y Fernando Ferrand analizan los aspectos económicos y de seguridad que afectan a esa empobrecida nación.

Plantean que ante los enormes problemas de Haití y debido a que comparte la misma isla con República Dominicana no queda otra opción que buscar de manera autónoma alguna forma de eficiente colaboración pacífica y de promoción recíproca entre ambas poblaciones.

En materia de seguridad, Pérez señala que la desconfianza, la incapacidad de organizarse y conflictos existentes entre los dirigentes políticos, gobernantes y líderes de grupos económicos haitianos, les ha impedido llegar a acuerdos para organizar un plan de desarrollo a mediano y largo plazo para solucionar las diferentes crisis que abaten a esa nación.

Advierte que Policía Haitiana no está en condiciones de enfrentar a las bandas. Mientras los políticos haitianos no están en capacidad de asumir una responsabilidad tan grande como organizar el Estado porque están pensando en sus intereses individuales.

A esto se agrega un aislamiento de los Estados Unidos, y posible agotamiento de la comunidad internacional causado por la falta de soluciones a la situación haitiana, panorama que se agrava con el asesinato del presidente Jovenel Moïse el 7 de Julio del 2021, que se enmarca en la lucha de intereses entre las élites política, gubernamental y económica.

Afirma esto afecta una de las economías y democracias más estables de la región, como es la República Dominicana con el riesgo que también afecte a otras naciones del Caribe.

Pérez plantea que la seguridad de Haití sea asumida por la comunidad internacional por medio de una fuerza de tarea multilateral, donde no haya tropas norteamericanas. “Es recomendable, por cuestiones de legitimidad y apoyo general, que este control sea asumido por la OEA, con un fuerte componente de la CARICOM. ‘El control de las bandas es necesario a fin de lograr la celebración de elecciones creíbles”.

Subraya de vital importancia de mapear a dichas bandas y establecer sus vínculos con dirigentes políticos, gubernamentales o empresariales a fin de establecer responsabilidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.