SITUACIONES QUE EMPAÑAN EL NUEVO MODELO EDUCATIVO, EN REPÚBLICA DOMINICANA.

SITUACIONES QUE EMPAÑAN EL NUEVO MODELO EDUCATIVO, EN REPÚBLICA DOMINICANA.

Con la llegada del Covid-19 a República Dominicana, se puso en evidencia las carencias existentes en diversos sectores en la administración pública y privada, sin embargo, los dominicanos han hecho ingentes esfuerzos para enfrentar las diversas situaciones que por motivo de la pandemia se han presentado.

Un ejemplo de lo antes dicho, es el Plan Educativo diseñado por el presente gobierno, para iniciar el año escolar 2020-2021, plan que sin dudas se convertirá en modelo para otros países y que aún después del regreso presencial a las aulas debe continuar.

Se ha escuchado al ministro de educación al DR. Roberto Fulcar, decir “parte de lo bueno que trae esta nueva modalidad de impartir docencia, es ver un alumno del más recóndito lugar del país recibir la misma clase que un alumno de Santo Domingo y con el mismo profesor” refiriéndose a las clases que son impartidas por los distintos medios de difusión: canales de televisión, radio e internet.

Estas primeras clases, han sido evaluadas y calificadas de excelentes, por las personas que las han visto y con las cuales hemos tenido conversaciones al respecto. Al visitar colmados, y pequeños establecimientos comerciales, se pueden apreciar las personas en sintonía con los canales que imparten docencia, de igual modo se escuchan en los radios de carros del transporte las emisoras que transmiten las docencias.

Hay que significar, que esta modalidad virtual, lejos de distanciar ha venido a unir las familias, amigos y vecinos con los niños, niñas y adolescentes, que están en los distintos niveles de escolaridad.

Según se ha informado por distintos medios, para este Plan Educativo se invertirá la cuantiosa suma de 50 mil millones de pesos, una cantidad que puede parecerles excesiva a muchos.

Pero los que entienden que el aprendizaje significativo es capaz de emancipar al hombre de la ignorancia y la pobreza en la cual está sumergido, lejos de criticar la inversión, lo que hacen es elogiar las presentes autoridades por tal inversión.

A pesar de todo lo bueno, que tiene este nuevo modelo educativo, hay que decir que fue iniciado en un momento en el cual las escuelas del país no se encuentran en las mejores condiciones a pesar de la implementación del 4% en la educación, realizada por las pasadas autoridades.

En la actualidad las mayorías de las escuelas no cuentan con conectividad a internet, y ni siquiera con televisores en los cuales se puedan ver las clases, que se están impartiendo a los alumnos por los distintos medios.

Al hablar con varios profesores ante tal situación, muestran su descontento, porque se les exige ir a las escuelas a cumplir un horario, el cual no se está aprovechando, ya que no pueden realizar su trabajo y para hacerlo tienen que usar su propio internet, recargando paqueticos en sus celulares, lo que es insostenible en el tiempo.

Otra situación por la que han manifestado sus quejas, es que las autoridades están protegiendo la salud de los alumnos, dejándolos en casa, sin embargo, mantienen a los profesores en los planteles donde no hay conectividad, lo que los pones vulnerables al virus, dicen que no se ponen en práctica las medidas protocolares que manda el Ministerio de Salud Pública, para evitar el contagio del virus, ni siquiera gel de manos, ni agua y jabón tienen para lavarse las manos. Manifiestan además que en muchas de las escuelas no han recibido los cuadernillos.

Se entiende que quien recibe un salario para trabajar debe cumplir un horario, pero es bueno preguntarse, ¿es necesario la asistencia de los profesores a las escuelas, solo a cumplir dicho horario, en el cual no pueden realizar su trabajo? ¿se puede hablar de educación virtual o a distancia cuando los docentes no pueden dar las docencias desde los planteles? ¿Es justo preservar la salud de los alumnos y poner en riesgo la de los maestros? ¿Quién guiará y cuidará a los hijos de los profesores en edad de escolaridad?

Es lamentable que la inversión que se está haciendo en este nuevo modelo educativo, se vea empañada por tales situaciones, por lo que instamos a las autoridades a tomar carta en el asunto y a cambiar la mentalidad de que solo se cumple o se es eficiente en el trabajo si el empleado cumple un horario.

Se sabe que no en todos los planteles educativos hay conectividad, por lo que en estos casos los docentes que tienen internet en sus hogares deben trabajar desde sus casas, hasta que se resuelva la situación, tal como se hizo al inicio de la pandemia, solo tienen que mandar las evidencias a sus lugares de trabajo, así se garantiza el derecho a la educación de los niños, niñas, y adolescentes y también se garantiza el derecho a la salud de los profesores.

[email protected]

El autor es abogado y profesor universitario. Lizardo Paniagua Vilaseca, M.A.
Abogado / Catedrático.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *