‘Succession’ confirma su ascenso en los Globos de Oro 2020

‘Succession’ confirma su ascenso en los Globos de Oro 2020

El titular de los ganadores en las categorías de series de los Globos de Oro 2020 lo dio Phoebe Waller-Bridge al recoger su premio a la mejor comedia para Fleabag. Agradeció a Barack Obama que los hubiera incluido en la lista de sus cosas favoritas 2019. “Como algunos de vosotros sabéis, él siempre ha estado en la mía”, repuso la guionista y actriz. Ese chiste se colocó automáticamente entre lo más destacado de una gala en la que las ofensas de Ricky Gervais, cerveza en mano, dejaron de sorprender en su segundo año presentándola (y éste era el quinto) y donde los vencedores televisivos se plegaron, en su mayor parte, al guión de los pasados Emmy.

Las victorias de la comedia de BBC y Amazon Prime Video estaban más que cantadas porque no ha habido serie de la que no se haya hablado más en Hollywood en los últimos meses, y Waller-Bridge ha sido la mujer de moda en alfombras rojas, revistas de tendencias y especializadas en la industria, reportajes sobre las ficciones más importantes de 2019… Era imposible que los Globos de Oro se resistieran a subirse a su carroza triunfal, y más sabiendo que Fleabag se ha acabado con esta segunda temporada.

Hasta la victoria de Olivia Colman como protagonista de drama por The Crown entraba dentro de lo previsto. Y lo mismo los premios en miniseries para Chernobyl, Stellan Skarsgaard, Patricia Arquette, Michelle Williams y hasta Russell Crowe. Con la película El escándalo figurando en la temporada con cierta presencia, reivindicar la miniserie La voz más alta (que cuenta exactamente el mismo escándalo de abusos sexales en FOX News) parecía una opción muy clara para los periodistas extranjeros de Hollywood.

Lo curioso de todo esto es que, pese a que Apple TV+ había logrado meter la cabeza en las nominaciones gracias a The Morning Show y que éste podía ser el año en el que Netflix asaltara finalmente los premios gordos, al final es HBO quien sigue riendo la última. Succession es ya su heredera de Juego de tronos para crítica y galardones, una ganadora en drama que es acogida con la sensación de que es la que más lo merecía.

Realmente, era la que más ruido había hecho durante su emisión de todas las candidatas, y la que más ha aguantado en la conversación desde su estreno. Los tejemanejes de los Roy están entrando poco a poco en el acervo cultural, y esa es la mejor noticia que podía esperar una HBO en proceso de cambio no sólo por el final de su gran buque insignia de la última década, sino por lo que AT&T decida hacer con ella en el futuro.

Succession es el exponente de lo que cadena ha sabido siempre hacer mejor, y también de que la paciencia y la confianza en el producto dan sus frutos. Entre ésta y Chernobyl, los Globos de Oro no dieron más que alegrías a HBO, y también se reservaron una de sus habituales sorpresas reconociendo a Ramy Youssef como protagonista de Ramy. Representante de esas “comedias de autor”, de ficciones relativamente autobiográficas que cuentan algo desde un punto de vista muy concreto, y cuyos creadores suelen ser también sus protagonistas, su victoria es un espaldarazo para títulos que pasan un poco más desapercibidos para el gran público.

De algún modo, Ramy Youssef ha sido el heredero de las victorias, en su momento, de Gina Rodríguez y Rachel Bloom que dieron visibilidad a series más pequeñas como Jane the Virgin Crazy ex-girlfriend y les dieron la oportunidad de encontrar nuevos espectadores.

Así que, en el apartado televisivo, los Globos de Oro fueron menos locos de lo habitual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *