Transgénero dominicano muere misteriosamente en cárcel de Rikers Island donde estaba preso por drogas y asalto

Transgénero dominicano muere misteriosamente en cárcel de Rikers Island donde estaba preso por drogas y asalto

Miguel Cruz Tejada

Luis Alberto Tejeda

NUEVA YORK._ El transgénero dominicano Daniel Cubilette, de 27 años de edad, que estaba preso en la cárcel de Rikers Island en Queens, murió misteriosamente el viernes en la tarde en su celda del pabellón para mujeres Rose M. Singer, a las 2:40 de la tarde, confirmó ayer domingo el Departamento de Correcciones de la ciudad (DOC).

El transgénero, que se sometió a una operación para cambiar de sexo, hace varios años, fue encontrado inconsciente.

Después de la operación, Cubilette se cambió su nombre original por el femenino de Layleen Polanco.

Los médicos respondieron y trataron de revivirlo durante una hora antes de que fuera declarado muerto.

Una hermana dijo que iba ser liberado el 13 de este mes de junio.

«Cualquier muerte bajo nuestra custodia es una pérdida trágica, y estamos investigando cómo sucedió esto», dijo un portavoz del DOC.

El Departamento de Corrección dijo que está llevando a cabo una investigación sobre la muerte de Cubilette para clarificar los detalles.

La causa de la muerte aún no se ha determinado, pero según informes preliminares no hay signos de violencia o asesinato.

Cubilette fue arrestado el 13 de abril por cargos de asalto y posesión criminal de una sustancia controlada (droga), que son delitos menores.

Una hermana de Cubilette adelantó que se planea una demanda contra el DOC y la ciudad, y abrió una página en la plataforma de colección de fondos GoFundMe para recaudar dinero para los funerales y su familia.

En el mensaje de GoFundMe, la hermana expresa que “en este momento no tenemos mucha información sobre lo que le pasó a mi hermana. Todo lo que sabemos es que ella se peleó, la encerraron y la enviaron a Rikers, ella estuvo allí durante un mes y debía volver a casa el 13 de este mes”.

Añade que los familiares fueron que fue encontrada muerta en su celda sin mucha información.

“Nos aseguraremos de que su historia se escuche después de descubrir qué sucedió. Por favor ayúdenos a ponerla a descansar. Esta fue una muerte muy inesperada y una gran pérdida para su familia y amigos. Cualquier cosa, ayuda, gracias de antemano, ya que todos ustedes saben que Layleen los amó a todos, incluso a aquellos a quienes no les gustó mucho. Gracias a todos”, señala el mensaje luctuoso.

Al cierre de esta nota, después de la medianoche de ayer domingo, 219 donantes habían aportado $11,412 sobrepasando la meta de $9,000 dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *