Un estudio demuestra que la hidroxicloroquina, el medicamento que toma y promueve Trump, no es mejor que un placebo para prevenir el coronavirus

Un estudio demuestra que la hidroxicloroquina, el medicamento que toma y promueve Trump, no es mejor que un placebo para prevenir el coronavirus

Los resultados revelaron que el 11,8 % de los pacientes que tomaron la medicina contra la malaria desarrollaron síntomas compatibles con el covid-19, en comparación con el 14,3 % de aquellos a los que se les administró un placebo.

La hidroxicloroquina, medicamento desarrollado originalmente para el tratamiento de la malaria, no es mejor que un placebo para prevenir la infección del coronavirus, determinaron recientemente investigadores de la Universidad de Minnesota (EE.UU.).

Su estudio, publicado este miércoles en el New England Journal of Medicine, consideró un total de 821 personas asintomáticas de EE.UU. y Canadá que estuvieron en contacto de alto riesgo con el virus o convivieron en su hogar con una persona infectada. En un margen de cuatro días posteriores a la exposición, a 414 participantes se les administró hidroxicloroquina, mientras que los 407 restantes recibieron un placebo. Las píldoras fueron asignadas de manera aleatoria y para ser ingeridas durante cinco días, con una dosis más fuerte al comienzo.

Los resultados revelaron que el 11,8 % (49 de 414) de los participantes que tomaron el medicamento contra la malaria desarrollaron síntomas compatibles con el covid-19, en comparación con 14,3 % (58 de 407) entre aquellos a los que se les proporcionó un placebo.

Asimismo, se detectó que los efectos secundarios fueron más comunes en las personas que recibieron tratamiento con hidroxicloroquina (40,1 % versus 16,8 %), aunque no se presentaron reacciones adversas graves.

«Nuestros datos son bastante claros al indicar que, para la exposición posterior, esto realmente no funciona», concluyó David Boulware, investigador principal del ensayo y médico especialista en enfermedades infecciosas en la Universidad de Minnesota.

Controversia a nivel internacional
La controversia asociada al uso de la hidroxicloroquina no ha parado de crecer, en especial desde que dirigentes polítios como Donald Trump, Jair Bolsonaro o Nayib Bukele defendieran personalmente su uso terapéutico contra el covid-19. La Casa Blanca llegó incluso a enviar recientemente dos millones de dosis de hidroxicloroquina a Brasil para combatir el coronavirus.

No obstante, el medicamento ha generado a nivel mundial dudas sobre si puede ser definido como tratamiento para el coronavirus, debido a la falta de evidencias sobre su efectividad, y algunas investigaciones han indicado que podría incluso perjudicar a los pacientes. Así, un estudio multinacional publicado en la revista The Lancet indicó que el fármaco reduce notablemente las posibilidades de supervivencia en pacientes con covid-19.

Frente a esos hechos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció la suspensión temporal de sus ensayos clínicos con hidroxicloroquina. No obstante, este miércoles su director, Tedros Adhanom Ghebreyes, afirmó que la organización está dispuesta a reanudar las pruebas.

Entre tanto, y a la luz de esos mismos datos, el Gobierno francés tomó una decisión aún más determinante: suspender el uso de la hidroxicloroquina como fármaco contra el covid-19 en su territorio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *