Una mutación genética duplica el riesgo de insuficiencia respiratoria por COVID-19

Una mutación genética duplica el riesgo de insuficiencia respiratoria por COVID-19

Científicos de la Universidad de Oxford explicaron a qué se debe la gran cantidad de muertes registradas en algunas comunidades del Reino Unido y de la India.

La pandemia de la enfermedad causada por el síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2) causó millones de muertes en todo el mundo. Y si bien hay grupos de riesgo bien definidos desde el inicio de la emergencia sanitaria, a casi dos años de surgido el virus en Wuhan, aún la ciencia se pregunta por qué en algunas personas la enfermedad adopta formas severas sin ser ellas integrantes de esos grupos.

Ahora, científicos de la Universidad de Oxford identificaron un gen responsable de duplicar el riesgo de insuficiencia respiratoria por COVID-19. “La causa predominante de mortalidad es la neumonía y el síndrome de dificultad respiratoria aguda grave. Sin embargo, el COVID-19 puede causar insuficiencia orgánica múltiple a través de la liberación de citocinas, trombosis microvascular y macrovascular, daño endotelial, daño renal agudo y miocarditis -detallaron los investigadores en la publicación de sus conclusiones-. Los estudios de asociación de todo el genoma (GWAS) son importantes para identificar genes candidatos y vías que predisponen a enfermedades complejas”.

Según los autores, “el 60% de las personas con ascendencia del sur de Asia portan la señal genética de alto riesgo, lo que explica en parte el exceso de muertes observadas en algunas comunidades del Reino Unido y el impacto del COVID-19 en el subcontinente indio”.

Un trabajo anterior ya había identificado un tramo de ADN en el cromosoma 3 que duplica el riesgo de que los adultos menores de 65 años mueran por COVID-19. Sin embargo, los científicos no sabían cómo funcionaba esta señal genética para aumentar el riesgo, ni el cambio genético exacto que era responsable.

En el estudio publicado en Nature Genetics, un equipo dirigido por los profesores James Davies y Jim Hughes, del Instituto de Medicina Molecular MRC Weatherall de la Universidad de Oxford, utilizaron tecnología de vanguardia para determinar qué gen estaba causando el efecto y cómo lo estaba haciendo.

Un trabajo anterior ya había identificado un tramo de ADN en el cromosoma 3 que duplica el riesgo de que los adultos menores de 65 años mueran por COVID-19

Un trabajo anterior ya había identificado un tramo de ADN en el cromosoma 3 que duplica el riesgo de que los adultos menores de 65 años mueran por COVID-19
El equipo entrenó un algoritmo de inteligencia artificial para analizar grandes cantidades de datos genéticos de cientos de tipos de células de todas las partes del cuerpo, para mostrar que es probable que la señal genética afecte a las células del pulmón. Luego, utilizando una técnica de alta precisión que acababan de desarrollar, los investigadores pudieron acercar el ADN a la señal genética. Esto examina la forma en que los miles de millones de letras de ADN se pliegan para caber dentro de una célula para identificar el gen específico que estaba siendo controlado por la secuencia que causaba el mayor riesgo de desarrollar COVID-19 severo.

El doctor Damien Downes, quien dirigió el trabajo de laboratorio del grupo de investigación de Hughes, sostuvo que “sorprendentemente, como se sospechaba de varios otros genes, los datos mostraron que un gen relativamente no estudiado llamado LZTFL1 causa el efecto”.

Los investigadores encontraron que la versión de mayor riesgo del gen probablemente evita que las células que recubren las vías respiratorias y los pulmones respondan al virus de manera adecuada. Pero lo que es más importante, no afecta el sistema inmunológico, por lo que los investigadores esperan que las personas portadoras de esta versión del gen respondan normalmente a las vacunas.

Los investigadores encontraron que la versión de mayor riesgo del gen probablemente evita que las células que recubren las vías respiratorias y los pulmones respondan al virus de manera adecuada (Efe)

Los investigadores encontraron que la versión de mayor riesgo del gen probablemente evita que las células que recubren las vías respiratorias y los pulmones respondan al virus de manera adecuada (Efe)
Los investigadores también tienen la esperanza de que los medicamentos y otras terapias puedan apuntar a la vía que impide que el revestimiento del pulmón se transforme en células menos especializadas, lo que aumenta la posibilidad de nuevos tratamientos personalizados para aquellos con más probabilidades de desarrollar síntomas graves.

El co-líder del estudio, el profesor James Davies, que trabajó como consultor del NHS en Medicina de Cuidados Intensivos durante la pandemia y es profesor asociado de genómica en el Departamento de Medicina Radcliffe de la Universidad de Oxford, resaltó: “El factor genético que hemos encontrado explica por qué algunas personas padecen muy gravemente enfermo después de la infección por coronavirus. Muestra que la forma en que el pulmón responde a la infección es fundamental. Esto es importante porque la mayoría de los tratamientos se han centrado en cambiar la forma en que el sistema inmunológico reacciona al virus”.

El profesor Davies explicó que “el código de ADN de mayor riesgo se encuentra más comúnmente en algunas comunidades étnicas minoritarias y negras, pero no en otras. También es probable que los factores socioeconómicos sean importantes para explicar por qué algunas comunidades se han visto particularmente afectadas por la pandemia de COVID-19″.

“Aunque no podemos cambiar nuestra genética, nuestros resultados muestran que es probable que las personas con el gen de mayor riesgo se beneficien particularmente de la vacunación. Dado que la señal genética afecta al pulmón más que al sistema inmunológico, significa que la vacuna debería anular el aumento del riesgo”, concluyeron los autores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *