Así será el rescate de los niños atrapados en la cueva de Tailandia

Así será el rescate de los niños atrapados en la cueva de Tailandia

Este domingo se ha puesto en marcha el operativo para rescatar a los doce niños y su entrenador atrapados en una cueva de Tailandia. El plan elegido es uno de los más arriesgados, ya que implicará que los menores buceen en algunos momentos, pese a que algunos ni siquiera saben nadar.

La decisión y puesta en marcha del operativo la ha precipitado la llegada de las lluvias del monzón, que volverían a inundar las cuevas y dificultarían todavía más el rescate. En las circunstancias actuales, la mayoría del recorrido de llegada y salida de la gruta en la que están los menores se puede hacer a pie.

En cualquier caso, el rescate es de alta complejidad. Se requieren algo más de cinco horas para llegar hasta la posición en la que está el grupo, por lo que la operación ascenderá a un total de once horas entre la ida y la vuelta. El primer niño podría salir en torno a las cinco de la tarde hora española.

En el camino se deben recorrer 1,7 kilómetros con visibilidad nula y corrientes de agua. En los tramos en los que es necesario bucear el agua es turbia, por lo que tampoco se consigue ver con claridad.

En algunos de los tramos más estrechos la cueva tiene unos 70 centímetros de ancho y unos 40 de altura. Este será el paso más crítico, el de mayor dificultad junto a aquellos en los que se tenga que bucear.

Es una ruta complicada incluso para los experimentados. Lo demuestra el hecho de que un buzo experto falleciera en los trabajos de rescate previos, al quedarse sin oxígeno. Es un problema que han sufrido los niños en días anteriores, cuando los niveles de oxígeno cayeron a niveles preocupantes.

El rescate será niño a niño

En total se han movilizado 18 rescatistas. Trece han llegado desde el extranjero para participar en las operaciones, mientras que los cinco restantes son expertos de élite de la Marina tailandesa.

Según han explicado las autoridades, los rescates se harán uno a uno, persona a persona, lo que alargará la tarea un mínimo de dos días, explicó la persona al cargo del rescate. Las autoridades hablan de entre tres o cuatro días en total.

El riesgo del buceo

Los niños estarán acompañados en todo momento por dos profesionales, que serán quienes lleven las bombonas de oxígeno, siguiendo unas cuerdas ya desplegadas.

El acompañamiento de los buzos profesionales será muy necesario ya que varios de los menores no saben siquiera nadar, por lo que será una situación muy delicada. Por eso, en los últimos días se ha intentado extraer el máximo agua del interior de la cueva para reducir el riesgo lo más posible.

A los niños y su entrenador ya se les ha comunicado cómo será la operación, que ha recibido el visto bueno de los familiares, de cara a prepararlos psicológicamente. Además, han recibido un intensivo entrenamiento para aprender a manejar los equipos de inmersión.

Atención médica al salir de la cueva

Una vez sean rescatados, los menores serán atendidos por servicios médicos. Tanto dentro como en las proximidades de la caverna se han desplegado doctores y miembros de la asistencia sanitaria para proceder a un posible traslado de emergencia del grupo. Tras las primeras revisiones se los llevará a un hospital local.

La zona ha sido despejada para permitir el trabajo en condiciones óptimas. Los más de mil periodistas apostados en las proximidades de la cueva abandonaran este domingo la zona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!