Iglesia católica se une a plan de indemnizaciones por abusos contra menores en Australia

Iglesia católica se une a plan de indemnizaciones por abusos contra menores en Australia

SIDNEY.- La Iglesia Católica anunció hoy que se unirá al plan de indemnizaciones para las víctimas de abusos sexuales contra menores en Australia, una de las recomendaciones de la comisión que analizó la respuesta de las instituciones del país a estos abusos. «Apoyamos las recomendaciones de la comisión real para un plan nacional de indemnizaciones, administrados por el Estado (australiano) y estamos dispuestos a participar en él», dijo el presidente de la Conferencia Australiana de Obispos Católicos, Mark Coleridge.

Los afectados «merecen justicia y reparación, y muchos han dado valientemente un paso adelante para contar sus historias», añadió el arzobispo Coleridge, en un comunicado.

La institución indicó que su apoyo al plan persigue «limitar los futuros traumas de los sobrevivientes de estos abusos mediante las indemnizaciones de la iglesia». La iglesia católica es la primera institución no gubernamental del país que se adhiere a este plan, anunciado en diciembre, y al que ya se han unido casi todos los estados y territorios de Australia.

El programa prevé entregar un máximo de 150.000 dólares australianos (US$ 112.636 dólares o 97.365 euros) a cada víctima en compensación por los abusos sexuales sufridos como menor en el seno de las instituciones del país. La comisión que investigó la respuesta institucional a la pedofilia en Australia encontró que la Iglesia Católica, con fuerte arraigo en el país, recibió quejas de 4.500 personas por presuntos abusos de unos 1.880 hermanos y sacerdotes entre 1980 y 2015.

El anuncio de la adhesión al plan de indemnizaciones se produjo después de que el arzobispo de Adelaida, Philip Wilson, fuera declarado culpable por encubrir los abusos cometidos por un cura en la década de 1970, por lo que se enfrenta a dos años de prisión. Asimismo el cardenal George Pell, «número tres» del Vaticano, afronta un juicio cuyos detalles no pueden ser divulgados hasta que concluya el proceso por orden judicial, pese a que ya se habían dado a conocer en la presentación de los cargos y en la fase de instrucción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *