Risotto casero para acompañar tus comidas

Risotto casero para acompañar tus comidas

Esta típica receta italiana es uno de los platos que parece mucho más complejo de lo que realmente es. Un buen risotto casero no requiere grandes habilidades culinarias, sino que es cuestión de paciencia y dedicación. Por ello, no debemos frustrarnos si el risotto no nos sale perfecto en la primera vez…

 Ingredientes (para 2 comensales)

  • 1 taza de espárragos (200 g).
  • Caldo (cantidad necesaria).
  • 1 barra de mantequilla (150 g).
  • 2 tazas de arroz Carnaroli (300 g).
  • ½ taza de vino blanco (100 mL).
  • 1 cebolla cortada finamente (40 g).
  • 6 gambas enteras (con las cabezas).
  • Sal y pimienta para condimentar (al gusto).
  • ¼ de taza de chalota cortada finamente (50 g).
  • 1 taza de queso parmesano rallado (150 g).
  • 2 cucharadas (sopera) aceite de oliva extra virgen (20 mL).

Preparación

  1. Para preparar el caldo, utilizamos las cabezas de las gambas previamente lavadas y las verduras que nos guste. También agregamos una hoja de laurel, un poco de romero y 1 diente de ajo entero aplastado.
  2. Primero, salteamos la cebolla, chalota y el arroz con el aceite de oliva.
  3. Luego, agregamos el vino blanco y dejamos evaporar.
  4. Cuando el vino haya evaporado, empezamos a añadir el caldo poco a poco. Cada vez que añadimos caldo, removemos intensamente la preparación y probamos el arroz para certificar su punto.
  5. Mientras esperamos que el arroz esté a punto, doramos las gambas previamente limpias en una sartén con aceite de oliva. Al final, añadimos un poco de sal y pimienta sobre las gambas doradas.
  6. Cuando el arroz esté “al dente”, agregamos los espárragospreviamente grillados y también “al dente”.
  7. Inmediatamente, empezamos a montar nuestro risotto: agregamos la mantequilla y el queso parmesano. Para un buen montado, es fundamental que el fuego esté moderado y que tengamos mucha disposición para remover enérgicamente la preparación.
  8. Cuando el risotto esté bien cremoso y suave, podemos servir con las gambas doradas por arriba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *